La durísima carta de la mamá de Florencia Peralta a 2 años y 5 meses de su asesinato

Graciela Bianchi es una de las tantas “madres del dolor” que tiene Mendoza, luego de que su hija –Florencia Peralta- se transformó en la más trágica consecuencia de la violencia de género, tras ser asesinada en su casa de calle Barcala, en San Rafael, el 13 de septiembre de 2016.
Pasaron 2 años y 5 meses del crimen de Florencia y, en ese contexto, Graciela compartió una sentida carta en la cuenta de Facebook “Madres de Pie Mendoza”, integrada por un grupo de mujeres que –a través de diferentes acciones– le dicen “basta” a la violencia de género y femicidios, en una provincia donde las cifras son escalofriantes en cuanto a muertes y denuncias penales.
“Es increíble como ya pasaron 2 años y 5 meses de tu partida, mi niña. Una partida que no querías, que no buscabas ni esperabas, pero muchas veces somos tan ilusas y creemos en el amor, el amor de un hombre que hoy nos ama y mañana nos golpea por las espalda, nos asesina, nos mata, nos quita todos los sueños y proyectos, la sonrisa de nuestros hijos al verlos crecer ¿Quiénes sufren? Ellos son niños que cada día, cuando despiertan, creen que mamá volverá para sentir el calor de sus brazos, el corazón latir, el beso, el susurro de sus labios con un ‘te amo, chino’, ‘te amo, hijo’ y los padres y hermanos que te recordamos cada día con tus locuras, tus risas, tus enojos, el ‘te amo, ma’, ‘basta, negro’”.
El escrito sigue: “¿y la gente que te conoció? Ellos siguen su vida, te recuerdan cuando ven tu foto en televisión, escuchan la radio y si no hoy vivís en el olvido. ¿Y el que decía amarte? ¿El asesino? ¿El que terminó con tu vida brutalmente? Ahí en su casa, con todos los privilegios y en familia. ¿Y vos? En una tumba sola y fría. ¿Y la Justicia? ¿Qué pasó con la Justicia? Ahí tranquilos los abogados. ¿El fiscal? Ahí va a paso de tortuga, pidiendo pruebas y pericias a cuentagotas. ¿Los jueces? Los jueces manosean la causa, la sacan, dicen ‘Ah! Femicidio’. Bueno, tema complicado es terminar con nuestro machismo. Guardan la causa y sigue durmiendo tu expediente en un cajón, así como vos”.
“Me cansé de esperar, señores jueces y fiscales, basta de tanta mierda, basta de matarnos y que los asesinos estén sueltos, basta. ¿Ustedes no tienen hijos? Yo sí tenía una bella princesa y por un maldito hijo de puta hoy no puedo abrazarla”, añadió.
“Esta es una lucha de todos. Te amo hija, mi princesa”, cerró Graciela.