La explicación de Cafiero sobre las agresiones a manifestantes del 27F: «Ellos habían llegado antes»

El jefe de Gabinete Santiago Cafiero generó polémica al relativizar el accionar de la patota gremial que el sábado pasado agredió a un grupo de personas, entre ellos jubilados, que protestaban contra la vacunación VIP frente a la residencia presidencial de Olivos en el marco del 27F.

“Evidentemente fue un enfrentamiento de simpatizantes que habían ido a la quinta del Presidente, a apoyarlo y habían colgado banderas. Hasta donde yo vi, habían llegado antes ellos (por los gremialistas que respaldan al Gobierno), pero bueno”, dijo Cafiero, en diálogo con radio Continental.

«Bueno, tampoco hay que ver quién llegó primero, hubo agresión», le dijo el grupo de periodistas que lo entrevistaba. «Lo que vi fue eso», respondió el funcionario. «Estamos como buscándole la vuelta para ver si no está tan mal», replicó Diego Schurman cuestionando la actitud de Cafiero.

“No, está mal todo tipo de violencia, sí, claramente. Y no la justifico para nada, pero eso hay que ponerlo en contexto. Yo no estuve en el lugar, no sé qué sucedió, vi imágenes y creo ustedes también”, señaló Cafiero tratando de evitar condenar el episodio.

«O sea, se colaron en la fila», lo cruzó irónicamente una columnista. «Con las imágenes alcanza. Uno también vio las imágenes de las bolsas mortuorias sin estar ahí», advirtió Schurman destacando la doble vara de Cafiero que había condenado la polémica intervención realizada por la agrupación Jóvenes Republicanos en las rejas de la Casa Rosada, también el sábado pasado en el marco de la protesta del 27F.

«Pero se reivindicaba eso. Yo no reivindico la violencia», se atajó Cafiero. «No sé qué sucedió, no sé que pasó», agregó luego en relación a las agresiones de la patota en Olivos.

Instantes después, retomando el tema de las bolsas mortuorias, expresó: «Lo único que hacen es promover el odio y enojar más a los que están enojados. El año pasado fue muy visible el discurso del odio promovido y donde no se corta a tiempo, lo único que hace es enojar más a los enojados y angustiar más a los angustiados, y ese agite luego radicaliza posiciones; lo que tenemos que hacer es parar esos discursos de odio cuando se inician».

Fuente: La Mañana de Neuquén