La expulsión de lo distinto y el Seminario de San Rafael

La expresión “expulsión de lo distinto” pertenece a Byung Chul Han y se refiere a la cultura actual. Parece apta para el misterioso cierre del Seminario. Según el comunicado de la Conferencia de Obispos argentinos el motivo va más allá de la forma de comulgar. La síntesis sería: Mons. Taussig no tenía sacerdotes que aceptaran plenamente el Concilio Vaticano II, formaba sacerdotes que no responden a las expectativas de la Iglesia.

Algunas paradojas:
a) Monseñor Taussig llegó hace 16 años. Si en todos estos años no logró resolver el tan “trágico” estado del Seminario, la solución no es cerrarlo, sino pedir la renuncia del Obispo.
b) Dicen que los sacerdotes no responden a las expectativas de la Iglesia. Monseñor Taussig ha ordenado ya muchísimos sacerdotes. ¿Cómo ha sido tan irresponsable? Además ¿A qué Iglesia se refieren? Porque el Pueblo de Dios en San Rafael está conforme con sus curas (como obispos y fieles de otras diócesis donde hay curas allí formados). No solo por simpáticos, macanudos y buena gente. Sino por su predicación, dedicación pastoral a niños y jóvenes, fomento de la piedad, disponibilidad para dar sacramentos. Parece haber una grieta entre la percepción de Obispos y ovejas de cuyo olor están impregnados los sacerdotes.
c) Si San Rafael no adhiere al Concilio Vaticano II ¿cómo es posible que sea la diócesis con más seminaristas por habitante, que haya ordenado tantos sacerdotes, con escasas deserciones? Los Obispos destapan otra cuestión más grave: ¿será que su enfoque es el causante de la crisis vocacional y sacerdotal? ¿Será que algo no está tan bien en el Concilio?
d) Por décadas los seminarios han sido testigos y víctimas de clase de abusos: litúrgicos, doctrinales, disciplinares, formativos… ¿Se cerrarán esos seminarios? ¿Estamos viendo una preocupación por la calidad en la formación sacerdotal o es un caso más de “misericordia selectiva”? Quedamos a la espera de nuevos cierres para no dudar.

La expulsión de lo distinto
El cierre de este seminario es una peligrosa expresión del modo de concebir la UNIDAD en la Iglesia. Varias veces Francisco habló de la Iglesia como un poliedro con expresiones diferentes. ¿Tiene lógica apagar una voz diversa en el coro que es la Iglesia argentina? ¿Es justo hacerlo sin oír al Pueblo de Dios, ese que tiene un sentido sobrenatural elogiado por el Papa? ¿Por qué todos los seminarios deberían ser iguales en lo opinable? ¿Es necesario “expulsar lo distinto” y que los fieles sólo puedan conocer un tipo sacerdotal? Cuanto más cuando si eso distinto eso que provoca rechazo y hasta persecución es ¡lo mandado por la Iglesia!
Si estas preguntas molestan sería bueno que sean claros. Que nos digan cuáles fueron los graves delitos contra la Iglesia ocurridos en San Rafael. De lo contrario, sospecharemos que se trata de un acto de autoritarismo, basado en una actitud actual pero poco evangélica: la expulsión de lo distinto.

Lucas Danilo Paez
DNI 27.270.251
lucasdanilopaezmasip@gmail.com
Sebastián Alberto Verdugo
DNI 32.133.047

Compartir

¿Quién avala la toma de tierras?

Artículo anteriorDía del niño: Piden colaboración para el merendero “Copita de Amor”
Artículo siguienteIncendios de pastizales o las “costumbres” mal entendidas