La falta de respuestas del capitalismo ante la pandemia

Ya casi nadie tiene dudas de que el mundo se dividirá en un antes y un después de la pandemia de Covid-19. El virus ya infectó a casi 40 millones de personas y mató a 1 millón 100 mil. Desde el principio y con pocas excepciones, la decisión política mayoritaria a lo largo y ancho del planeta –asesorada por comités científicos– fue instaurar extensas cuarentenas y severas restricciones a la movilidad, justificadas por la necesidad de disminuir los contagios y fortalecer el sistema sanitario. Como se preveía, esta decisión salvó vidas, pero provocó un colapso económico sin antecedentes.
No obstante esas costosas medidas, avanza una segunda ola de contagios en el Norte que obliga a nuevas restricciones, mientras que en el Sur los casos no ceden. Existe desconcierto, los científicos no se ponen de acuerdo y los políticos pierden el apoyo que tuvieron inicialmente.
En lo que no parecen reparar muchos es en pensar dónde estaba el mundo antes de la pandemia. Para refrescar la memoria: entre la recesión, la protesta social y la guerra comercial. Esos fenómenos caracterizaron 2019. El año pasado se registró la tasa de crecimiento mundial más baja de la última década, explicada por la desaceleración de la inversión y el enfrentamiento entre EEUU y China.
En ese contexto crítico de recesión y protestas, el capitalismo desarrollado encaró la pandemia con los criterios de eficiencia y rentabilidad convencionales, dirigiendo sus esfuerzos a preservar el bienestar de los estratos que mueven las ruedas del sistema. La primera señal de autodefensa fueron los confinamientos, un programa destinado a pudientes, imposible de cumplir para los pobres; lo mismo que la vida protocolizada, la concentración de esfuerzos en los grandes centros urbanos, la educación online, diseñada solo para los que tienen equipamiento tecnológico. Estas desigualdades no fueron compensadas por los subsidios a los carenciados. La lista de incongruencias es larga y crece el malestar entre las mayorías.

Compartir

¿Quién avala la toma de tierras?

Artículo anteriorSe reportaron 50 nuevos casos de COVID -19 en San Rafael
Artículo siguienteFrase