La generación de trabajo es impostergable

No es novedad la situación socioeconómica de extrema gravedad que atraviesan millones de argentinos. A ello se suma que las perspectivas son nada alentadoras sobre lo que ocurrirá en los próximos meses merced a la afectación que ha generado la pandemia de Covid-19: muy probablemente aumenten las privaciones, más allá de los esfuerzos que realicen los distintos niveles de gobierno a través de sus estructuras de asistencia social.
Si bien se necesitan urgentes acciones, la entrega de alimentos o el refuerzo de comedores populares, en realidad lo que parece ser impostergable es la concepción de un plan de desarrollo económico y social duradero y sustentable que permita crear trabajo como política social insustituible.
A principios de agosto, Unicef Argentina presentó una nueva estimación de la pobreza infantil en el país y adelantó los resultados de la segunda encuesta nacional de impacto del Covid-19 en familias con niñas, niños y adolescentes. Las nuevas estimaciones del organismo alertan que, entre diciembre de 2019 y diciembre de 2020, la cantidad de chicas y chicos pobres pasaría de 7 a 8,3 millones.
Las nuevas proyecciones señalan que, en diciembre de este año, el porcentaje de niños y niñas pobres alcanzaría el 62,9%. Unicef, que basa sus cálculos en datos oficiales del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) y pronósticos del Producto Bruto Interno (PIB), provenientes del Fondo Monetario Internacional (FMI), destaca que la actualización muestra un incremento de casi 5 puntos respecto a los niveles de pobreza infantil estimados en mayo de 2020 (58,6%).
La encuesta Unicef muestra que, más allá de la apertura de actividades, de la flexibilización de la cuarentena en parte del país y del programa de asistencia al trabajo y a la producción, hay 2,6 millones de hogares que tienen sus ingresos laborales reducidos. Es allí donde los dirigentes deberán posar su visión y sus acciones si es que se pretende tener un futuro mejor, más allá de la pandemia.

Compartir

¿Le parece bien que la Vicepresidente Cristina Kirchner presione para que remuevan a los jueces que la investigan por casos de corrupción?

Artículo anteriorNuevo “banderazo” en distintas ciudades del país
Artículo siguienteMurió Mario Cafiero