La “gran aldea” enferma

Entre otros fenómenos, la pandemia de Covid-19 deja en claro que la globalización no es solo un término. La idea de la “gran aldea” se patentiza como casi en ningún otro momento de la historia de los seres humanos a los que hoy nos toca habitar el planeta. Por tanto, la frontera entre el “ellos” y el “nosotros” se desdibuja y nos damos cuenta de que, en ese sentido, vivimos en una única sociedad.
En este marco, muchas naciones decidieron cerrar sus fronteras, desoyendo la recomendación de la Organización Mundial de la Salud que indica que medidas de ese tipo son probablemente ineficaces contra la propagación del virus, e incluso contraproducentes a mediano plazo.
En esta misma inteligencia, muchas voces se alzaron para pedir la “unidad nacional” y reclamar que cada nación vuelva a ser soberana; que los de afuera deben ocuparse de lo suyo; que nuestros hospitales son nuestros y para nosotros; que los enfermos de los otros países no son nuestro problema.
La “nación” como figura social y jurídica se impuso en el mundo entre el siglo XIX y la primera mitad del siglo XX. En Europa le dio una solución temporaria a las tensiones creadas por la Revolución Francesa y las invasiones napoleónicas; en América Latina fue la forma que tomaron las luchas por la independencia. Desde entonces, la nación sirvió para formular reivindicaciones de todo tipo. Se usó para crear nuevos Estados y luchar contra la dominación colonial, pero también para borrar naciones alternativas dentro de un mismo territorio; sirvió para formular reivindicaciones democráticas, pero también para expulsar y exterminar poblaciones; sirvió para extender derechos de los “nativos”, pero también para restringir los derechos de los “extranjeros”.
No hay salida a esta situación sin una inversión masiva en el servicio de salud; y no hay inversión masiva sin un traslado de riqueza de países ricos a países pobres de un lado, y de riqueza privada a riqueza pública del otro. Nada de todo esto es posible en el estado actual de las cosas; tampoco lo será si seguimos refugiándonos en intereses nacionalistas mezquinos.

Compartir

¿Cree que le afecta a los niños el encierro por la cuarentena?

Artículo anteriorEmpresario y policía detenidos e imputados por viralizar audios con información falsa
Artículo siguienteFrase