La hazaña de la sobreviviente de cáncer que cruzó a nado el canal de la Mancha cuatro veces sin parar

Una sobreviviente de cáncer de seno estadounidense se convirtió este martes en la primera persona en cruzar el Canal de la Mancha cuatro veces sin parar en una hazaña de resistencia de 54 horas.

Todo quedó registrado en un video que se compartió en Facebook. Sarah Thomas, de 37 años, nadadora de maratón en aguas abiertas del estado de Colorado, apareció llegando a Dover, en la costa sur de Inglaterra, con un grupo de seguidores que la animaban.

 

“Me siento un poco enferma”, se escuchó decir después del esfuerzo hercúleo, que según los informes vio su cobertura cerca de 130 millas (209 kilómetros) debido a las fuertes mareas.

 

Solo cuatro nadadores han completado previamente el cruce del Canal de aproximadamente 21 millas (33 kilómetros) entre Gran Bretaña y Francia tres veces sin detenerse. “No puedo creer que lo hayamos hecho”, dijo Thomas a la BBC.

 

“Había mucha gente en la playa que se reunió conmigo y me deseó lo mejor y fue muy amable de su parte, pero me siento aturdida”. Además, Thomas dijo que la parte más difícil fue lidiar con el agua salada, que le dolía la garganta y la boca, mientras que una medusa también la picó en la cara.

 

La atleta confió en una bebida de recuperación de proteínas mezclada con electrolitos y cafeína, que estaba atada a una cuerda y arrojada a ella cada 30 minutos, para completar la hazaña, según su madre.

La distancia que recorrió Sarah Thomas.

 

El nadador de resistencia Lewis Pugh escribió en Twitter que el logro de su colega fue “extraordinario, sorprendente, sobrehumano”. “Justo cuando pensamos que hemos alcanzado el límite de la resistencia humana, alguien rompe los récords”, escribió.

 

En una publicación el sábado antes de partir, Thomas escribió: “Este desafío está dedicado a todos los sobrevivientes. Esto es para aquellos de nosotros que hemos rezado por nuestras vidas, que nos hemos preguntado con desesperación sobre lo que viene después, y hemos luchado contra el dolor y el miedo para superarlo”, escribió.

 

La nadadora recibió el diagnóstico de cáncer cuatro meses después de una competencia sin precedentes de 104.6 millas (168 kilómetros) en agosto de 2017 en el lago Champlain (en la frontera entre Estados Unidos y Canadá).

 

Se sometió a tratamientos de cáncer de seno, el cual ya había comenzado a extenderse a los ganglios linfáticos debajo de uno de sus brazos.

 

“Estaba en la cima de mis logros deportivos … y luego me diagnosticaron cáncer”, dijo Thomas en un video publicado en el sitio web de Kickstarter. “Es parte de quien soy ahora, parte de mi historia. Solo espero que nunca vuelva, pero si lo hace, saber que hice todo lo que quería hacer en la vida”, concluyó.