La Iglesia renuncia a unos $130 millones que recibe cada año

La Conferencia Episcopal Argentina (CEA) acordó en una decisión histórica «el reemplazo gradual de los aportes del Estado por alternativas basadas en la solidaridad de los fieles». Lo que implica la renuncia a unos 130 millones de pesos aproximadamente que recibe cada año.
De igual manera dio a conocer que conformó una comisión que trabajará en la creación de un fondo solidario, además de continuar en diálogo con el gobierno nacional para consensuar «diversas alternativas que facilitarán» el traspaso de una modalidad a la otra.
La noticia fue confirmada por la oficina de prensa de la CEA, al término de cinco días de deliberaciones de un centenar de obispos llegados de todo el país, que se reunieron en la casa de retiros El Cenáculo, de Pilar, encabezados por el presidente del cuerpo y obispo de San Isidro, Oscar Ojea.
De esta manera, queda confirmado por el plenario de obispos el cambio al actual sistema de sostenimiento de culto que la Iglesia venía estudiando hace meses en diálogo con el Estado nacional, bajo un estricto hermetismo.