La incubadora del IDR sigue capacitando y acompañando a emprendedores

Desde hace unos años nuevas generaciones de emprendedores, guiados por un equipo de especialistas de la Incubadora del Instituto de Desarrollo Rural (IDR), buscan ofrecer a los hombres de campo servicios y productos con tecnología forjada por talento local.
Sobre las actividades, Silvina Morales, responsable del equipo de trabajo, dijo a Diario San Rafael y FM Vos (94.5) que “este es el quinto año que estamos trabajando con este programa, que principalmente tiene como objetivo conocer el entramado emprendedor del rubro agrícola, y potenciar sus ideas de negocio y ayudarlos en lo que necesiten. Trabajamos con emprendimientos que quieren potenciar todo lo que es la ecología”.
Agregó que “hay emprendedores que quieren innovar en lo que, son por ejemplo, los postes que están en las viñas, trabajando con materiales reciclados. Otros lo están haciendo con lo que es derivado de la leche de almendras. Estamos con invernaderos agroecológicos también. Hay una puesta en común en lo que tiene que ver con ideas de reciclado, con secados de biomasa, producción de plantas ornamentales”.
Sobre esta línea, sostuvo que “la tecnología está presente en los proyectos. Tomamos en cuenta que tenga el cuidado del medio ambiente y el impacto social. Innovar en este sentido tiene que ver con la tecnología o un producto. Estamos con productores que quieren fabricar biodigestores, calefones solares. La innovación también puede estar dada en un sistema de riego. Es amplio el abanico”.
La funcionaria se refirió a las inscripciones. “Trabajamos con una convocatoria anual y luego apoyamos durante todo el año. La inscripción la realizamos durante un mes y luego empezamos con capacitaciones de unos tres meses, en habilidades empresarias. Una vez que los emprendedores llegan a presentar sus proyectos, conformamos un jurado y les damos una devolución para que sea mejorada la idea, para que sea sostenible en el tiempo y no se caiga con facilidad”, comentó, y concluyó diciendo que “apuntamos a crear empresas duraderas. Esta sustentabilidad en el tiempo puede reflejarse, por ejemplo, en los emprendimientos incubados en 2016, y hay un gran porcentaje de empresas que siguen. Entre un 75 por ciento están aún en el mercado, a pesar de las diferentes situaciones que han pasado, aún siguen en pie”.