La Justicia brasileña analiza deportar a «Maguila» Puccio a la Argentina

Daniel ‘Maguila’ Puccio, miembro del clan que cometió secuestros extorsivos y homicidios en los años 80 y fue detenido el lunes último en Brasil, corre el riesgo de ser deportado a la Argentina en forma sumaria por el ministro de Justicia y Seguridad Pública del gobierno de Jair Bolsonaro, el ex juez Sérgio Moro, informaron hoy fuentes del caso.

Moro firmó hace dos meses la resolución 666, que permite la deportación sumaria de extranjeros, una polémica medida que está en debate en la Corte Suprema brasileña porque puede afectar los derechos de inmigrantes y refugiados.

La norma es conocida como deportación express y fue denunciada ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU y criticada por el Alto Comisionado para los Refugiados de la ONU (ACNUR).

La jueza en lo penal Andrea Ribeiro Borges, que dictó la prisión de Puccio por falsificación de documento y uso de documento falso, envió el caso para una posible deportación al juez Moro.

«Envíese el oficio al Minsiterio de Justicia y a la Policía Federal para que informe sobre la situación del acusado en el país, si hay restricciones ya formalizadas al respecto», escribió la jueza de la ciudad de Itú, estado de Sao Paulo.

En otro tramo del fallo, sostiene la magistrada que es necesario determinar la situación legal en Brasil de Puccio para «fines de una eventual expulsión o deportación».

Por ser argentino, el consulado de nuestro país en San Pablo también fue informado de la detención.

El miembro del clan Puccio, de 58 años, fue arrestado en Itú, a 60 kilómetros de San Pablo, durante un control de rutina en el ómnibus en el que viajaba desde Foz de Iguazú, luego de presentar un documento de identidad brasileño, llamado RG, falso.

La magistrada, de acuerdo al fallo, ordenó una pericia sobre los casi 5.000 dólares que llevaba Puccio, supuestamente con el objetivo de radicarse en la ciudad de San Pablo, para determinar si son falsos.

Por lo pronto, Puccio permanecerá detenido al menos 20 días más en la cárcel Dcp III de Pinheiros, en la zona oeste de San Pablo, en una celda individual, aislado del resto de los presos, en un período de observación.

Las fuentes informaron que está previsto su traslado a la cárcel de extranjeros de Itaí, a 303 kilómetros de San Pablo, en una fecha no determinada, por motivos de seguridad.

Según fuentes judiciales, Puccio no accedió aún a un defensor oficial al que tiene derecho.

Durante su detención, tiene además derecho de contar con dos horas de recreación en un patio, lapso en el cual puede hablar con su abogado o recibir a familiares directos, algo que aún no ocurrió.