La mujer que mató a su bebé recién nacido está detenida en Alvear y hoy podría ser imputada

Hoy será un día clave en el comienzo de la investigación contra la mujer que presuntamente asesinó a puñaladas a su bebé recién nacido, después de haber dado a luz en el baño de su casa en calle Libertad, en General Alvear.
Tras haber sido internada en el hospital Enfermeros Argentinos de General Alvear, donde la sometieron a pericias psiquiátricas y psicológicas, Antonella Godoy (19) fue trasladada a la Comisaría 46ª de Bowen, donde permanece detenida bajo estricta custodia.
Según anticiparon fuentes judiciales a Diario San Rafael, se prevé que la fiscal Ivana Verdún impute esta misma mañana a Godoy, luego de haber apelado a una prórroga para realizar la acusación formal, cuyo plazo –en tiempos procesales normales– vence en 48 horas. “En este caso se hizo una excepción, a la espera de conclusiones de relevancia para la causa”, indicaron desde la Justicia.
Todo indica que Verdún imputará hoy a Godoy del delito “homicidio agravado por el vínculo” y podría ordenar además el traslado de la joven a la cárcel de San Rafael, al menos hasta la audiencia de prisión preventiva, la que –de no mediar imprevistos– debería tener lugar diez días después de formularse la imputación.
Verdún, al acusar, evidenciará que existen elementos probatorios para avanzar en la investigación contra Godoy. Es que no hay dudas, más allá del protocolo investigativo, que fue la joven quien provocó heridas cortopunzantes en órganos vitales de su bebé, las que horas después de cometerlas provocaron la muerte de la criatura.
“Era clave la pericia psiquiátrica, en base a eso se determinó si la sospechosa era imputable o no”, añadieron fuentes oficiales alvearenses. Los exámenes comprueban que Godoy comprendió la criminalidad de su acto y eso habilitará a la fiscal a imputarla.

Conmoción
y repercusión
El pueblo de General Alvear no sale de su asombro tras el aberrante suceso que los conmocionó el domingo, entre la mañana y el mediodía, primero cuando se conoció el hecho y luego tras decretarse el fallecimiento del niño.
La familia de Godoy es conocida en el departamento, como es habitual en un lugar de pocos habitantes. No tenían antecedentes de violencia y vivían sus días sin problemas, hasta antes del hecho que sacudió a propios y extraños. Antonella había cumplido recientemente sus 19 años y, de acuerdo a lo que declaró su mamá, no les había contado que estaba embarazada, por lo que la sorpresa fue aún mayor cuando irrumpió en el baño de la propiedad de calle Libertad y descubrió tan dantesco episodio.
El caso no tardó en repercutir fuera de los límites alvearenses y –con el correr de los días– se nacionalizó, con artículos publicados en los principales portales digitales y diarios de Buenos Aires y otras provincias del país, los que dieron cuenta de la gravedad del hecho, como así también programas de televisión y radiales.