La novia de Fernando calificó de «asesinos» a los rugbiers, y dijo que va «todos los días al cementerio»

Los rugbiers que mataron a Fernando Báez Sosa en Villa Gesell «son asesinos» y mataron «sin piedad a una persona inocente», afirmó Julieta Rossi, la novia de la víctima, quien aseguró que estará presente el próximo viernes en una de las múltiples movilizaciones que se realizarán en el país para pedir justicia.

«Son asesinos, no hay otra forma de verlos. Mataron sin piedad a una persona totalmente inocente. Va más allá de lo que les hayan enseñado en sus casas o en su deporte», aseguró a Télam la joven, en relación a los diez imputados por el homicidio de su novio.

La joven dijo que los jóvenes «sabían perfectamente lo que estaban haciendo», y que matar a una persona «va más allá de los valores que tengas».

«Tienen 18 años y saben perfectamente lo que estaban haciendo, no hace falta que tu mamá venga y te diga: – Corazón, mirá, te cuento, no podés matar a alguien a la salida de un boliche a golpes. Va mas allá de los valores matar a una persona, es algo que no se puede hacer», sostuvo.

Al ser consultada sobre el traslado a la cárcel de Dolores de los jóvenes oriundos de Zárate, Julieta señaló que «espero que siga siendo así y que la justicia actúe como se debe, sin venganza».

«Espero que no les pase lo mismo porque no podemos pedir que se termine la violencia incitando a más violencia», enfatizó. Por otra parte, a través de las redes sociales se están organizando movilizaciones en diferentes plazas del país para pedir justicia por el asesinato de Fernando.

Julieta aseguró a Télam que asistirá con sus amigos al encuentro convocado en Parque Rivadavia, en el barrio porteño de Caballito, el próximo viernes a las 18.

«Con mis amigos no organizamos nada. Mucha gente nos manda folletos con horarios y lugares en distintas provincias para hacer sentadas pacíficas con velas. Lo único que hago es retuitearlos para que las personas se enteren y puedan asistir», dijo la joven.

Por último, Julieta expresó que desde la sentada realizada el último jueves no volvió a ver a Silvano y Graciela, los padres de Fernando, pero que habla habitualmente con ellos.

«Conociéndolos, sé que están como pueden, era su único hijo. Están destrozados. Sé que fueron al cementerio a verlo dos veces, pero les cuesta porque es horrible pensar que la persona que más querés está dentro de un cajón, es inimaginable», manifestó. «Yo voy todos los días al cementerio», finalizó Julieta. / Vía País