La OEA se expidió sobre Bolivia y evitó calificarlo como golpe de Estado

Casi 24 horas después, la Organización de los Estados Americanos (OEA) se pronunció este lunes sobre los hechos ocurridos en Bolivia y evitó hablar de un golpe de Estado contra Evo Morales.

El secretario General de la Organización, Luis Almagro, publicó en su cuenta de Twitter el breve comunicado en frente a la crisis política e institucional en Bolivia, «rechaza cualquier salida inconstitucional a la situación».

Llama a la «pacificación y al respeto al estado de derecho» y pidió a la Asamblea Legislativa Plurinacional a reunirse de forma «urgente», a fin de «asegurar el funcionamiento institucional y nombrar nuevas autoridades electorales que garanticen un nuevo proceso electoral».

Después de las elecciones de 20 de octubre y debido a hechos violentos por parte de sectores de la oposición de Bolivia que desconocieron la victoria de Morales, la OEA realizó una auditoría y concluyó que hubo irregularidades en el proceso electoral y recomendó repetir los comicios.

Morales, que había aceptado que el informe de la OEA fuera vinculante, convocó a nuevas elecciones pero la escalada de violencia, la sublevación de la policía y el pedido de las Fuerzas Armadas exigió de la salida del mandatario.