La ONU en Bolivia

La crisis en Bolivia parece no encontrar un cierto rumbo que se encauce a una pronta salida y el conflicto ha generado gran preocupación en la región. En esta línea, un enviado de la ONU viajó a este país para tratar de mediar entre las distintas fuerzas políticas, en busca de una solución pacífica a la crisis institucional que desencadenó la renuncia de Evo Morales a la Presidencia, anunció la organización.
El jefe de Naciones Unidas, Antonio Guterres, encargó esa tarea al experimentado diplomático francés Jean Arnault, que ejercerá como su enviado personal y se reunirá con todos los actores bolivianos.
El objetivo de la ONU es «apoyar los esfuerzos para lograr una solución pacífica a la crisis, incluyendo elecciones transparentes, incluyentes y creíbles», explicó a los periodistas el vocero Stéphane Dujarric.
Morales, quien llegó el martes a México en condición de asilado, renunció el domingo último ante una “recomendación” de los militares después de que se publicara un informe de la OEA en el que se denunciaban irregularidades en los comicios del 20 de octubre, en los que había sido reelegido para un cuarto mandato.