La palabra del comerciante involucrado en una pelea por un estacionamiento al lado de la OSEP

La violencia en la sociedad se manifiesta de muchas formas y en el último tiempo, los episodios que se han registrado casi terminan en alguna tragedia.
En la tarde del miércoles, un extraño suceso tuvo lugar en el puente de una vereda de calle Gutiérrez al 200, justo al lado de la oficina de la Obra Social de Empleados Públicos (OSEP) en San Rafael.
De acuerdo a las primeras versiones del hecho, el dueño de la vivienda -y también de un negocio de venta de productos sueltos- llegó con su auto y se encontró con que su estacionamiento estaba ocupado por otro vehículo que trasladaba a una mujer a esa dependencia estatal.
Al parecer, el conductor del rodado en infracción hizo caso omiso a la bocina del propietario del lugar y todo derivó en una gresca que finalizó con un adulto mayor golpeado, según la denuncia.
FM Vos (94.5) tomó contacto con Ezequiel Dimarco, comerciante involucrado, quien explicó su versión de la tensa situación que terminó en una pelea.
“Yo venía llegando a mi casa, tipo 19, y había un auto estacionado en mi puente, le toqué bocina y el auto se fue pero luego llega otro vehículo al cual le pido lo mismos para poder entrar a mi casa. En este caso, el hombre no hizo caso a la bocina, me bajo a explicarle que necesitaba ingresar y él me contestó que se estaba bajando su mujer, que no podía caminar bien porque andaba con un bastón, y ahí comenzó a insultarme”, empezó relatando el hombre.
“El señor me dijo ‘ya vas a ver lo que te pasará a vos y a tu negocio’, agarró una baldosa que había en la vereda y me la tira, además de tirarme puñetazos a lo cual me defendí sin pegarle ya que solo lo empuje; sé que no estuvo bien mi reacción pero fue lo que me salió en ese momento, más con mi mujer embarazada de siete meses”, agregó Dimarco.
Arrepentido de su forma de actuar pero cansado de vivir este tipo de situaciones con su estacionamiento, Ezequiel afirmó: “Conversaría con este hombre y con todas las que estacionan en el puente, me ha pasado de pararme en su semáforo y cometer una infracción pero si uno no acepta que la comete, suceden este tipo de cosas. Yo no tengo problemas con las personas, le pediría disculpas por mi reacción pero bueno en ese momento solo quise defender a mi familia”.

La palabra de su mujer
Mónica Martínez, esposa de Dimarco, también dio su versión de los hechos, la cual coincide con lo relatado por su marido.
“Yo estaba adentro porque atiendo el local, la señora no se baja y el hombre nunca hizo caso a la bocina que tocaba mi marido. Yo me asusté por la situación y la mujer del señor también insultaba. Yo estaba parada en el mostrador junto a mi nene de cuatro años y tranquilamente me podría haber golpeado”, indicó.
Por último, la mujer reconoció que han sido amenazados por lo sucedido. “Vimos las publicaciones del caso y la gente nos amenaza que nos va a atacar, a nosotros y al negocio. Obvio que tengo miedo porque no sé qué nos puede pasar a mí, mi hijo o mi marido””, cerró.