La Pampa: Condenaron al empresario que abusó de sus cuatro nietas y buscó excusarse con una aberrante frase

La Justicia de La Pampa sentenció a Elbio Hugo Eyheramonho a la pena de 18 años de prisión.

Elbio Hugo Eyheramonho, un empresario de la construcción de la provincia de La Pampa, fue condenado ayer a la pena de 18 años de prisión por el delito de abuso sexual agravado. Las víctimas fueron sus cuatro nietas y una sobrina.

El aberrante caso salió a la luz hace dos años cuando Macarena Eyheramono, que ahora tiene 24 años y ya no vive en Santa Rosa, relató en sus redes el calvario al que la había sometido su abuelo.

“Una prima mía de 14 años estaba en la clase de ESI (Educación Sexual Integral). Allí habló de los abusos que sufrió», contó en ese momento la joven, que apenas lo supo viajó de nuevo a su ciudad natal junto con sus padres, sus tíos y hasta su abuela para enfrentar Eyheramonho.

La reunión familiar fue fuerte, como era de esperar, pero hubo un hecho puntual que a Macarena la hizo estallar y la llevó a hacer pública la historia.“Él (su abuelo) estaba muy relajado, muy tranquilo”, recordó, y en ese contexto dijo la frase que le quedó grabada: «Dijo que a los niños había que iniciarlos sexualmente».

La reacción de todos al escucharlo provocó un tibio pedido de perdón de Eyheramonho al final de la charla. «Me dijo que estaba enfermo. Mi respuesta fue que se hubiera dado cuenta antes de abusar de la primera persona”, subrayó. Un día después de ese encuentro hicieron la denuncia penal y también aparecieron más víctimas.

Finalmente, después de casi dos años, la justicia pampeana condenó a Eyheramonho a la pena de 18 años de prisión, como autor del delito de abuso sexual agravado, en distintas formas, en perjuicio de cuatro nietas y una sobrina- nieta, y resolvió que seguirá en prisión preventiva, hasta que la condena quede firme.

Según señalaron los especialistas que declararon en el juicio todas las víctimas sufrieron, además, secuelas psicológicas en distintos grados, siendo grave en particular el caso de una de ellas.

Tras conocerse el fallo judicial, Claudia Eyheramonho, hija del empresario condenado y madre de una de las víctimas, declaró a Télam su satisfacción por la condena «pero fundamentalmente porque está adentro y de esta manera toda mi familia y mi madre, vamos a estar en paz, lo que no conseguiríamos si le dan prisión domiciliaria».

 

(TN)