La pérdida auditiva de los pacientes podría implicar una peor atención médica

Muchas personas mayores quizá no oigan todo lo que el médico les dice, sugiere una nueva investigación, y eso podría aumentar el riesgo de errores médicos.
«En nuestro estudio de 100 pacientes de a partir de 60 años de edad, 43 reportaron habían escuchado mal a un médico o enfermero siendo pacientes internos o en un ámbito de atención de la salud comunitaria, lo que implica que son vulnerables a los errores involuntarios», apuntó el investigador, Simon Smith, de la Facultad de Medicina del Colegio Universitario de Cork, en Irlanda.
Investigaciones anteriores han encontrado que una mejor comunicación entre los médicos, los enfermeros y las familias podrían prevenir un 36 por ciento de los errores médicos, añadió Smith.
El problema no es solo que los médicos hablen más alto. «La capacidad de separar el habla del ruido de fondo es más compleja que solo el volumen», explicó.
Las pruebas de audición con frecuencia no capturan la complejidad de la forma en que los pacientes procesan la información médica, y los audífonos quizá no sean la respuesta, dijo Smith.
El proceso que lleva a una mala comunicación que comienza por una pérdida auditiva amerita más estudio para ayudar a los pacientes a comprender mejor lo que les dicen, y para ayudar a encontrar formas de que los médicos se comuniquen mejor, planteó.
Según el Dr. Darius Kohan, director de otología y neurotología en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York, «este artículo aclara un problema importante que los pacientes y las familias y los proveedores de atención de la salud comparten: el flujo de la comunicación entre los implicados».
A partir de los 60 años, una cantidad significativa de hombres y mujeres comienzan a tener problemas de audición, lo que puede afectar a la comunicación, señaló.
«Con frecuencia, en el ámbito de la atención médica hay un ruido de fondo que perturba a la audición, el contenido muchas veces es técnico y los pacientes y los familiares no están familiarizados con el mismo, y el ambiente es estresante para los pacientes, que quizá ya estén sufriendo debido a su afección médica», explicó.
Además, los médicos y otros proveedores de la atención de la salud podrían también sufrir de pérdida auditiva, y no siempre oír las inquietudes del paciente.
Parte de la solución podría ser unas salas tranquilas en los hospitales y las clínicas «donde el flujo de la información médica entre los proveedores de atención de la salud, los pacientes y las familias pueda ocurrir en privado», sugirió Kohan.
Los principales tipos de audición errónea incluyeron un malentendido sobre lo que les dijeron, no escuchar de forma correcta el diagnóstico o el consejo del médico, y un fracaso generalizado en la comunicación entre médico y paciente, dijo Smith.
Muchas personas tienen pérdida auditiva pero no se ponen un audífono.

Compartir

¿Quién avala la toma de tierras?

Artículo anteriorbella
Artículo siguienteBernardo Ríos junto a Stella Gutierrez ( A un semejante )