SECCIONES
  • Los peores tiempos pueden ser los mejores si piensas con energía positiva.| Domenico Dolce

domingo 14, de agosto , 2022

La política del miedo

Una actitud dominó los discursos de los políticos en las últimas campañas para acceder a los cargos electivos: la apelación al miedo hacia “los otros”.
Así, se pudo ver y oír a muchos de quienes solicitaban el voto popular hacerlo sin destacar sus méritos (quizás, en realidad, no los tenían) pero sí declamando a los cuatro vientos lo pernicioso que resultaría que la voluntad ciudadana fuera a parar a sus rivales políticos. En esta lucha, de un lado se encontraban aquellos que afirmaban la desgracia que supondría “volver al pasado” con perennes referencias a la corrupción que –según aseguraban- solo se ejercía en años idos y luego fue desterrada completamente. En el otro rincón, quienes agitaban las banderas del temor mostrando las alarmantes cifras económicas y sociales que actualmente evidencia nuestro país como si nada hubieran aportado ellos para el arribo a esa situación y como si sus gobiernos no hubieran adolescido de lo mismo.
Reconocidos autores de filosofía política como Thomas Hobbes, Alexis de Tocqueville o el siempre vigente Nicolás Maquiavelo sabían de la importancia del miedo en el ejercicio de la política. Hobbes, de hecho, sugería a quien gobernaba que usara el siguiente lema: “Ustedes tengan miedo, yo me encargo del resto”.
Pareciera que la consigna central de muchos de nuestros dirigentes –y de quienes pretenden serlo- es: “Hacer temer es más efectivo que hacer creer”. En ese sentido, debemos saber que el uso perverso del miedo por parte de quienes dirigen nuestros destinos puede ser utilizado para aplanar nuestro pensamiento ya que, cuando ese discurso se arraiga en nuestra mente, muchos cambian libertad por seguridad. “El que teme es un esclavo”, afirmaba Séneca, filósofo, político y poeta romano del primer siglo de nuestra era.
El ejercicio democrático saludable requiere de verdaderos estadistas y de la necesaria actuación de una ciudadanía comprometida y luchadora contra quienes pretenden imponer el “soy yo o la nada” y que ya han demostrado, en la práctica, que ni son tan buenos ni, mucho menos, imprescindibles.

Download PDF

Click para descargar o imprimir la nota

La información justa siempre con vos!

MÁS LEÍDAS

MÁS LEÍDAS

Noticias Relacionadas

¡Bienvenido de nuevo!

Inicie sesión en su cuenta a continuación

Recupera tu contraseña

Ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico para restablecer su contraseña.

Agregar nueva lista de reproducción