La postpandemia y una nueva lógica inclusiva

Los especialistas ya tienen claro que, más allá de que el Covid-19 es un virus que puede afectar a todos los seres humanos sin distinción, la pandemia vino a agudizar las diferencias sociales que se observan en el mundo y en el interior de países como el nuestro.
Los contextos de pobreza son un gran caldo de cultivo para la propagación de enfermedades, fundamentalmente por la imposibilidad material de cumplir con algunas medidas para evitar o eliminar el virus, como el distanciamiento social y el lavado de manos. Lo que para los sectores más favorecidos de la sociedad puede resultar una práctica sencilla, para los más desposeídos que no tienen acceso a un techo digno o al agua potable en sus hogares no lo es tanto.
La pandemia también confirmó que desde hace varias décadas el mundo se rige con reglas para la economía global que fueron escritas por un sector muy pequeño de la población, el más privilegiado, las cuales los han favorecido enormemente a expensas de las grandes mayorías.
En nuestro país, el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda advierte que en la Argentina la situación es preocupante, teniendo en cuenta rasgos estructurales como la precariedad laboral, que afecta al 40 por ciento de las y los asalariados, y la emergencia del fenómeno del trabajador y la trabajadora pobre, que pone en duda la efectividad del empleo como herramienta de ascenso y bienestar social. “En este marco, aumentan los fundamentos para definir una protección social por fuera del mercado, como la que propone el Ingreso Universal, ya que al no condicionar las transferencias de ingresos, sortea la trampa de la informalidad”, observa la economista Cecilia González Bonorino, integrante del Observatorio de esa casa de estudios.
La reconstrucción del tejido productivo, social y laboral que necesita la Argentina en esta etapa de postpandemia, que en rigor ya se ha comenzado a transitar con marchas y contramarchas, demandará un esfuerzo enorme de todos los sectores de la sociedad –sobre todo la dirigencial– para intentar evitar que la lógica de “pocos incluidos y muchos excluidos” sea más profunda aún.

Compartir

¿Le parece bien que la Vicepresidente Cristina Kirchner presione para que remuevan a los jueces que la investigan por casos de corrupción?

Artículo anteriorComunicado de la Dirección General Región Sur Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes
Artículo siguienteFrase