La renovación de los alquileres llega con un 25% de incremento

El año recién comienza y los inquilinos ya tienen que pensar en un nuevo aumento para su bolsillo. Lo cierto es que los que deban renovar su contrato este año deberán contar con un 25% más de lo previsto. La devaluación y la inflación afectan directamente sobre los montos.

El año pasado la inflación prometida por el Gobierno rondaba entre el 17% o 18%, pero la misma trepó al 40% y esto hizo que muchas renovaciones de alquileres se ajustaran a los valores inflacionarios. Así y todo, el incremento en el 2018 estuvo cerca del 30%, es decir, un 10% por debajo de la inflación real. Para este 2019 el aumento será del 25%.

“Desde el Colegio de Corredores Inmobiliarios de Mendoza aconsejamos a los propietarios y matriculados a respetar ese incremento a la hora de renovar los contatos. Hoy la recomendación es que se tenga en cuenta la actualización salarial por sobre la inflación”, expresó a El Sol Estanislao Puelles Milan, presidente del Colegio de Corredores Inmobiliarios de Mendoza.

La mayoría de los contratos se concretan en forma anual aunque algunos se han realizado en forma semestral, lo que dependerá mucho de la relación entre el locador y el locatario.

Vivir de rentas, una utopía

Los conocedores aseguran que esa idea corre sólo para aquellos que cuentan con varias propiedades en su haber, de lo contrario, no es negocio.

Por su parte, Puelles Milan manifestó que la rentabilidad inmobiliaria ha caído muchísimo en los últimos años. “Hace diez años, un inmueble le dejaba al propietario una renta del 6% anual (sobre el total del capital invertido); es decir, si uno invertía 1 millón de pesos, la rentabilidad era de 60 mil pesos anuales. Hoy esa rentabilidad cayó y se encuentra por debajo del 4%”.

¿Cómo está el mercado inmobiliario en Mendoza?

El mercado locativo ha registrado una alta demanda en los últimos años y se estima que en 2019 no será la excepción. La demanda será sostenida, siempre y cuando los valores de las actualizaciones sean razonables.

“Desde que cayeron los préstamos hipotecarios, en junio del 2018, momento en que la gente dejó de acceder a la posibilidad de adquirir su vivienda propia, no quedó otra opción más que alquilar. Por ende, ese mercado creció”, aseguró Puelles Milan.

Además el titular de Corredores Inmobiiarios recalcó que en la medida en que el Gobierno no baje las tasas de interés, que hoy rondan el 60% y no haya financiación inmobiliaria será imposible lograr una reactivación en la compra-venta.

En cuanto al dinero que una persona debe disponer hoy para alquilar un departamento o casa en el Gran Mendoza, el titular del Colegio de Corredores Inmobiliarios de Mendoza, manifestó que varía mucho de acuerdo a la ubicación y a las cualidades de la vivienda.

Así mismo aseguró que un departamento con un dormitorio puede estar entre 6.500 y 7.500 pesos. De dos dormitorios entre $8.500 y $12.000 y una casa de $15 mil en adelante.

Preocupación por la ley de alquileres

Durante casi todo el año pasado, la Cámara de Diputados negoció un proyecto de ley de alquileres que finalmente no prosperó.

El texto incluía modificaciones a la duración de los contratos, con tres años como mínimo; reajustes según inflación y salarios; flexibilización de la exigencia de garantías; la registración de los contratos ante el fisco; y comisión inmobiliaria a cargo del propietario.

“Es un tema que nos tiene muy preocupados porque cada vez que el Gobierno ha intentado intervenir el mercado de alquileres ha causado un daño enorme, sobre todo a los inquilinos. Ya que el propietario, al ser exigido por las condiciones establecidas por esta ley reacciona retirando las viviendas del mercado. Así, cada vez hay menos oferta y menos posibilidades para los inquilinos”, comentó Estanislao Puelles Milan.

El mercado locativo, al menos en Mendoza, se ha flexibilizado mucho en los últimos años, por ejemplo, los depósitos de garantía ahora son aceptados mediante documentos comerciales, otros propietarios permiten que se pague el depósito en dos veces, los honorarios de las inmobiliarias son financiados. “Por lo que intervenir un mercado de alquileres que funciona perfectamente bien entre la oferta y la demanda, a veces, causa un efecto contrario y eso nos preocupa mucho”, aseguró Puelles Milan.

Fuente: El Sol