La rentabilidad de la carne de cerdo mejoró en los últimos meses

En mostrador se recuperó un 30%. Se consumen 17 kilos de cerdo por habitante

Desde noviembre del año pasado a la actualidad los precios de la carne de cerdo han recuperado terreno y así algo de la rentabilidad que supo tener este mercado. Así lo afirmó el productor local Orlando Piccinini.
En diálogo con FM Vos (91.5), este productor que comercializa y vende a través de sus carnicerías en General Alvear y San Rafael, señaló que “los precios han tenido una recuperación interesante en mostrador, contamos con dos carnicerías y los testeamos con respecto a los valores de insumos. Desde noviembre de 2018 hasta ahora hubo incrementos de un 15 o 16 por ciento y en mostrador estamos entre un 30 y 35 por ciento, es decir, que ha habido una recuperación de la rentabilidad”.
Aseveró que el cerdo “ha tenido una aceptación espectacular en el mercado, primero por precio y después porque es una proteína de alta calidad nutricional, con el tiempo va a ir incorporándose como en el resto del mundo. Consumimos alrededor de 17 kilos per cápita por año, cuando en China llega a 42, aún hay una brecha de crecimiento de consumo bastante importante”.
Respecto del problema sanitario de China con la fiebre porcina y las oportunidades de mercado que se abren, dijo que “esto que ocurre con China, si bien no va a significar exportar grandes volúmenes, a quienes le demos valor agregado nos va a permitir recuperar un poco la rentabilidad que tuvo históricamente el cerdo, aunque siempre por debajo de la carne vacuna”.
China es el mayor productor mundial de cerdos, con unos 40 millones de hembras. Argentina, en cambio, tiene unas 400 mil madres, lo que marca claramente las diferencias de tamaño de mercado entre uno y otro.
En Mendoza cada hembra produce como media unos 30 lechones al año, y si se utiliza tecnología adecuada, se puede llegar a unos 18 o 20 por parto. El inconveniente es que, para alcanzar esos niveles de producción, se deben invertir unos 6 a 7 mil dólares por madre.