La responsabilidad y la prudencia de los referentes

La exposición del doctor Abel Albino ante el Senado en la previa del reciente debate por la Legalización de la Interrupción Voluntaria del Embarazo fue noticia no sólo por su apasionada argumentación en contra de la iniciativa, sino porque sus expresiones generaron una amplia polémica.
Entre otras cosas, Albino aseguró que el preservativo “no sirve porque el virus del HIV atraviesa la porcelana», algo que va a contramano no sólo de lo que aseguran los estudios más modernos y serios sino, además, del trabajo que llevan adelante Estados y organizaciones no gubernamentales de todo el mundo para generar la concientización de sus comunidades a fin de lograr la utilización de dicho método, al que casi unánimemente se reconoce como el más efectivo a la hora de evitar las enfermedades de transmisión sexual y de los embarazos no deseados (y así, paradójicamente, evitar muchos abortos).
Las palabras del médico despertaron el rechazo casi generalizado de la comunidad científica nacional e internacional. En Guaymallén, en tanto, fueron más allá: el Concejo Deliberante le quitó el título de Ciudadano Ilustre que le había otorgado en 2005 por su trabajo contra la desnutrición infantil. El intendente guaymallino, Marcelino Iglesias, no fue suave con Albino, al considerar que éste es “un fanático religioso y se cree con impunidad para estar 400 años diciendo gansadas”.
A distancia temporal de las declaraciones de Albino, son muy pocas voces las que se animan a defenderlas y quienes así lo hacen ponen en consideración el resto de su recorrido médico. Claro, una cosa no quita la otra: que Albino haya desarrollado y motorizado la Fundación Conin para luchar contra la desnutrición infantil, lo que hizo que fuera reconocido ampliamente, no obsta a que en muchas de sus consideraciones tropiece, se manque.
Responsabilidad y prudencia son conceptos centrales que debieran observar los referentes sociales (mucho más que el ciudadano común) al expresar sus convicciones. Y esto vale tanto para Albino como para quienes opinan sobre él.