La sobrina del futbolista Ignacio Irañeta lo complicó en cámara Gesell por abuso

El futbolista de Independiente Rivadavia, Ignacio Irañeta, está acusado de abuso sexual en contra de una nena de 3 años. La denuncia fue puesta por la madre, Carolina Forniatti, y la menor además es hija del hermano del jugador.
Irañeta está libre bajo fianza de 500 mil pesos, pero la mujer contó, en diálogo con FM Vos (91.5), que en la cámara Gesell su hija ratificó la denuncia.
El jugador fue imputado el 29 de enero de “abuso sexual gravemente ultrajante” y en aquella oportunidad dijo públicamente que era inocente y que quería “que la verdad salga a la luz”, por lo que esperaba con ansiedad la realización de la cámara Gesell a la pequeña, lo cual finalmente ocurrió el 15 de febrero.
Carolina Forniatti señaló que se intentó que todo se hiciera lo más rápido posible, dentro de los tiempos que tiene la Justicia en nuestro país. Tras pagar la fianza, debe ir semanalmente a firmar al Poder Judicial y tiene una prohibición de salir de Mendoza, como así también de acercamiento a la niña y a la familia.
“En cámara Gesell la niña volvió a hablar y ratificar lo mismo que yo había denunciado, así que todo dio positivo para nosotros. Se realizaron las pericias para él y yo no he visto el informe. Recordemos que estoy constituida como querellante en la causa, o sea, que tengo acceso a la información, pero tengo entendido que no dieron positivas”, explicó la mujer.
Resaltó que si bien la causa está en etapa investigativa, “ya hay pruebas como para pedir una elevación a juicio”.
Sobre lo dicho por la nena, expresó que a través del proceso lógico que se lleva a cabo en cámara Gesell, fue respondiendo a psicólogos y psiquiatras lo mismo que le dijo a ella antes: que “le había visto a tal persona tal cosa”. “Yo hablé con la abuela ahí nomás y le dije ‘por favor, me está manifestando esto, pedile a tu hijo que si está la niña y se está bañando, que tenga cuidado’. Y la madre un poco lo encubría”, agregó.
Algo que desea Forniatti de manera urgente es que la causa se eleve a juicio rápidamente, aunque queda una pericia más que fue solicitada por el fiscal, la cual será realizada durante los primeros días de abril. Para ella lo correcto es que se lo condene a la pena máxima, teniendo en cuenta la carátula del delito: “gravemente ultrajante”.
Destacó que la inteligencia de la niña la ha ayudado a salir adelante de esta compleja situación, por lo que la psicóloga que la trató en su momento ya le dio el alta. Le recomendaron sí realizar juegos, teatro, danza y otro tipo de actividades que ayuden a canalizarlo todo hasta que quede en el olvido.