La subcomisaria Natalia Navarro al frente del Juzgado Vial de San Rafael

Dejó la Comisaría del Menor para ahora coordinar el área que regula las sanciones viales

La Unidad de Resoluciones Viales de San Rafael tiene nueva titular: se trata de la subcomisaria Natalia Navarro, quien dejó la Comisaría del Menor para hacerse cargo de coordinar el área que regula todas las sanciones viales que la Policía efectúa en el departamento.
Según pudo saber Diario San Rafael, la designación de Navarro se confirmó tras la salida del comisario (r) Jorge Ayala, a quien no se le renovó el contrato por el que estaba a cargo del organismo que funciona en Beltrán y Segovia de nuestra ciudad.
La función de Navarro no es nada sencilla, pues a la Unidad de Resoluciones Viales acude cada persona que ha sido sancionada con multa por cometer una infracción de tránsito. Asimismo, regula también los ingresos y egresos de vehículos secuestrados de la playa que la Policía tiene en calle Tulio Angrimán.

Una salida anunciada
El fin del mandato del comisario retirado Jorge Ayala en la Unidad de Resoluciones Viales se concretó en medio de un escándalo.
El 7 de junio pasado Diario San Rafael dio a conocer la detección de graves irregularidades en ese organismo, luego de una denuncia formulada por una agente policial por la que intervino la Inspección General de Seguridad.
La denunciante habló de “un verdadero descontrol” en el Juzgado y entre las anomalías se refirió a la entrega de vehículos secuestrados sin los requisitos necesarios para que eso se ejecute, prescripción de multas sin que haya pasado el tiempo correspondiente y hasta supuesta connivencia entre autoridades del área con la titular de un quiosco que vende códigos para cumplimentar trámites.
Si bien durante los procedimientos que se realizaron en el Juzgado tras la denuncia el ex juez vial Ayala concedió registros de prescripción de multas y entrega de vehículos secuestrados, éstos contaban con varias inconsistencias. Se investiga –entre otras irregularidades– la posible entrega de vehículos secuestrados a quienes no eran sus titulares.
En dicho artículo también informamos sobre el hallazgo de expedientes desordenados y al aire libre, pero también restos de documentos que habían sido quemados en una churrasquera ubicada en el patio del histórico edificio de Segovia y Beltrán. “Era documentación vieja, por eso la quemamos”, se excusó en su momento Ayala. Sin embargo, nunca pudo ofrecer el acta de incineración que debe redactarse ante una situación semejante.

Nuevos desafíos
Tras la salida de Ayala, el desafío de Natalia Navarro es ordenar la situación dentro de la Unidad de Resoluciones Viales y dotar de transparencia a ese organismo que quedó bajo la lupa de la Inspección General de Seguridad a partir de varias e inconcebibles anomalías.