La Suprema Corte puso fecha para tratar las casaciones sobre la sentencia a Julieta Silva

El próximo martes la Sala II de la Suprema Corte de Justicia convocó a una audiencia para tratar las casaciones a la sentencia condenatoria que recibió Julieta Silva, en la causa por la muerte de Genaro Fortunato, ocurrida el 9 de septiembre de 2017.
El año pasado, los jueces Rodolfo Luque, Eugenia Laigle y Néstor Murcia consideraron que Silva fue responsable del delito “homicidio culposo agravado por conducción antirreglamentaria” y establecieron una condena de 3 años y 9 meses de prisión.
Ninguna de las partes intervinientes quedó conforme con la sentencia que recibió Silva y decidieron casarla para que sea la Suprema Corte la que confirme o revoque la pena impuesta por el tribunal sanrafaelino. A nueve meses del fallo, el máximo tribunal provincial convocó a la audiencia, que se desarrollará en la Ciudad de Mendoza.
La Sala II de la Corte está compuesta por José Valerio, Mario Adaro y Omar Palermo, y serán los magistrados que deban resolver sobre cada uno de los planteos de las partes, integradas por el fiscal Fernando Guzzo, representante del Ministerio Público; Alejandro Cazabán, defensor de Silva; y Tíndaro Fernández, abogado de la familia Fortunato.
Por un lado, Guzzo, durante su alegato previo a conocerse la sentencia, solicitó se condenase a Silva a 14 años de prisión, bajo la figura de homicidio agravado por el vínculo, atenuado por la figura de la emoción violenta, conducta en la que –según el fiscal– incurrió Silva cuando arrolló a su novio Genaro Fortunato.
Cazabán insistirá en la absolución de Silva, considerando que se trató de un suceso accidental, donde no existió delito. Subsidiariamente pedirá una rebaja en la pena de su defendida y que esta quede en suspenso para conseguir la excarcelación de quien la noche del hecho conducía un Fiat Idea. Cabe recordar que Silva fue alojada en la cárcel poco más de un mes después del hecho, hasta que le fue concedida la prisión domiciliaria, condición que se mantuvo después de la sentencia de primera instancia a raíz de no haber quedado firme el fallo.
Por su parte, Tíndaro Fernández, abogado de la familia Fortunato, insistirá en una dura condena para Silva. El letrado considera que tiene que ser sancionada bajo la figura “homicidio agravado por el vínculo”, sin atenuantes como en el caso de Guzzo, lo que implicaría una condena a prisión perpetua.
Así las cosas, Valerio, Adaro y Palermo tendrán que expedirse en relación a la sentencia original, la que podrán confirmar o revocar. De ratificarla, el fallo quedará firme y restará saber cómo serán las condiciones de detención de Silva, en caso de que la condena siga siendo de cumplimiento efectivo. Si la Corte hace lugar al planteo de alguna de las partes, revocará la decisión de Luque, Murcia y Laigle para dar un giro en la causa que conmocionó a la sociedad sanrafaelina.
En sus fundamentos, los jueces responsables de la sentencia de primera instancia consideraron que Silva provocó la muerte de Fortunato sin que esa haya sido la voluntad de la conductora. Indicaron, en su fallo, que se trató de una acción negligente e imprudente, entre otros factores por estar alcoholizada cuando conducía y hacerlo sin los lentes recetados para manejar.