La tirolesa y el canopy deberán pasar verificaciones anuales

Se reglamentó el encuadre de estas actividades de aventura. San Rafael es donde más se practican

El Gobierno provincial reglamentó los saltos en canopy y tirolesa a través de la Resolución Nº 293, publicada en el Boletín Oficial, que incorpora la actividad y dispone que se realice una verificación técnica y se cumpla una serie de requisitos para obtener el certificado de habilitación anual.
Estas dos actividades, que son más usuales en el Sur provincial que en el Norte, no estaban incluidas en la anterior reglamentación, que data del año 1996, pues no existían.
En diálogo con FM Vos (91.5) y Diario San Rafael, la presidente del Ente Mendoza Turismo (Emetur), Gabriela Testa, dijo que “Mendoza tiene desde 1996 una resolución que regula los servicios de turismo aventura y por entonces la tirolesa no estaba incluida y se ha ido instalando sobre todo en el Sur”.
Afirmó que “afortunadamente nunca hemos tenido un accidente vinculado a las instalaciones de los prestadores en el Sur, pero llegaba la hora de poner normativas que den seguridad, no solo al usuario sino también al prestador, porque frente a un accidente, el perjudicado acciona frente al empresario y lo puede llevar a la quiebra”. También mencionó la responsabilidad que le caben al Estado, “ya que las estructuras deben ser verificadas por el municipio”.
En la Resolución Nº 293, publicada en el Boletín Oficial el lunes, se reglamenta la actividad y se dispone que se realice una verificación técnica y los requisitos que deberán cumplir quienes proporcionen el servicio para obtener el certificado de habilitación anual.
Esta verificación deberá ser validada por un organismo fiscalizador, que puede ser una entidad como Dideme–UTN, SETYP–UNCuyo y el INTI-Mecánica (MTC), entre otras. Estos organismos deberán verificar el correcto funcionamiento de los lugares dedicados a esta actividad.
“Esta resolución incorpora la tirolesa, la obligatoriedad del prestador de tener una autorización municipal de las instalaciones fijas, un responsable técnico que verifique cotidianamente cómo se controla, por ejemplo, un ascensor en zonas urbanas, y que además haya un organismo, que puede ser el INTI, que les dé el visto bueno para que finalmente nosotros los registremos. Será una tarea de cumplimiento anual pero podemos hacer fiscalizaciones en cualquier momento del año”.
La habilitación tiene que estar exhibida al público, se indicó. Testa añadió que “la actividad ha crecido mucho más en el Sur, es solicitada por el turista porque no requiere mucha destreza física, ha crecido en todo el mundo. Los organismos de turismo originalmente fiscalizábamos servicios sencillos, con el turismo aventura se va complejizando y no hay manera de contener en nuestra estructura un equipo como el que se requiere para el control de estos servicios”.