La UCIM cuestionó las nuevas restricciones

La Unión Comercial e Industrial de Mendoza criticó las nuevas restricciones impuestas en cuanto a reuniones sociales o en bares.
La entidad señaló que “otra vez no podremos juntarnos en familia, ni compartir con nuestros afectos un café o un trago o hacer deportes en grupos. Desde UCIM, no estamos de acuerdo con esta disposición. Los comerciantes y empresarios de diversos rubros volvemos a ser los perjudicados; los daños económicos se potencian, se vuelven a acumular las deudas, se aumentan las pérdidas y fundamentalmente se deteriora la salud mental de las familias”.
Es que el domingo se confirmó que Alberto Fernández volvió a prohibir las reuniones sociales y se esperaba ayer las definiciones en la provincia, que añadirían a bares entre lo nuevamente restringido.
Para la UCIM, “debemos aprender a vivir con la pandemia. Cuidarnos individualmente y cuidar a los demás y desde el Gobierno ser muy estrictos con aquellos que no cumplan normas y protocolos. Las indicaciones sanitarias están para ser cumplidas. Con estas medidas, se está infringiendo más daño a las actividades comerciales, de servicios y productivas, sobre todo a las que ya están muy deterioradas. Por lo tanto, se debe informar acerca de cómo se va a ayudar a pymes y trabajadores, porque las urgencias se multiplican a diario y debemos tener un Plan Económico que marque el camino a empleadores y empleados, a todas las ramas de la economía, en distinta medida”.
Sin sacar el pie a las críticas, la entidad empresarial mendocina aseguró que “la educación es la respuesta desde el aspecto sanitario y aplicar duras penas a los irresponsables. Volver atrás, tanto a nivel nacional como provincial, no es solo perder el camino a seguir: aquí lo que se ha perdido es el sentido común”.

Compartir

¿Le parece bien que la Vicepresidente Cristina Kirchner presione para que remuevan a los jueces que la investigan por casos de corrupción?

Artículo anteriorSe desarrolla la edición 2020 de la Semana Mundial de la Lactancia Materna
Artículo siguienteLa epidemia de los femicidios tampoco da tregua