La vacuna contra el coronavirus de Oxford y AstraZeneca es «la más económica» y «más fácil de transportar»

La patóloga pediátrica argentina residente en el Reino Unido Marta Cohen indicó este lunes que la vacuna contra el coronavirus Covid-19 que desarrolla por el laboratorio AstraZeneca y la universidad de Oxford, es «la más económica, con un costo de 3 euros por dosis» y que para su conservación sólo se necesita «entre 2 y 8 grados» por lo que es «más fácil de transportar». Se trata de la variante que puede alcanzar el 90% de eficacia.

La especialista argentina definió a los resultados de la tercera fase de pruebas de esta vacuna contra el coronavirus Covid-19 anunciados este lunes por el AstraZeneca con la Universidad de Oxford como «muy prometedores».

«Esta vacuna está pidiendo la aprobación de emergencia de la OMS (Organización Mundial de la Salud) para poder comenzar a ser administrada prontamente», explicó Cohen mediante un video difundido en sus redes sociales y apuntó que AstraZeneca «comenzará la preparación de 3 mil millones de dosis para el 2021».

Entre las principales características de esta versión de la vacuna contra el coronavirus, la especialista destacó que «es la más económica con un costo de 3 euros por dosis y puede ser mantenía en la heladera entre dos y ocho grados centígrados, esto hará que sea más fácil de transportar y más fácil de llevar a países en vías de desarrollo».

Respecto a los resultados, la patóloga pediátrica indicó que se dividieron en dos grupos, a uno «le dieron la mitad de la dosis inicial y una dosis completa de la vacuna a los 30 días y se obtuvo un 90 por ciento de eficacia, el otro grupo le dieron dos dosis completas de la vacuna también separadas por un mes de diferencia entre las dosis y la eficacia se redujo al 62 por ciento», lo que da un «70 por ciento total de la eficacia».

«Sin dudas AstraZeneca estará utilizando el plan de media dosis inicial y dosis completa a los 28 o 30 días para llegar al 90 por ciento de eficacia», consideró Cohen y remarcó que «solamente hubo 131 pacientes voluntarios que se enfermaron y ninguno tuvo enfermedad grave, en todos fue o asintomática o un leve resfrío».

«Esto es una muy buena noticia», concluyó la especialista recientemente distinguida con el título de oficial de la Orden del Imperio Británico (OBE, por su sigla en inglés), uno de los galardones más prestigiosos del Reino Unido, otorgado a la médica en reconocimiento a su trabajo sobre la muerte súbita del lactante.