La venta de frutas y verduras cayó un 25% en el mercado local

La escalada del dólar y la consecuente suba de los precios de muchos productos han impactado en el sector frutihortícola local. Así, en Comerco, las ventas han caído un 25 por ciento y es notorio el cambio en la modalidad de compra de los verduleros.
Quienes concurren a este mercado mayorista para abastecer sus verdulerías, lo hacen con menos efectivo y más espaciado en el tiempo. Si bien la compra venta de frutas y verduras no tiene relación directa con el dólar, sí la tienen varios de los insumos para sembrar y el poder adquisitivo de sus clientes.
En declaraciones a FM Vos (91.5) y Diario San Rafael, Ernesto Giménez, titular de Comerco, señaló que la retracción en las ventas alcanza un 25 o 30 por ciento y que lo que más se siente es la desactualización de los precios de sus productos respecto al resto de la economía.
“No salimos del contexto general, las ventas están decaídas y además los valores (de los productos que venden) estas muy retraídos. Eso es una problemática en casi todos los productos locales y los que vienen de afuera. Por ejemplo, en los cítricos y la verdura de hoja están muy deprimidos los precios”.
Giménez estimó que en alrededor de “un 25 o 30 por ciento se ha retraído la venta, hoy como cada uno tiene sus cosas y otros rubros aumentaron, uno le dispara más al gasto de la comida y no a otras cosas que son compromisos adquiridos: cuando tenés 100 pesos, querés llevarte toda la comida y por ahí no están los precios acorde a eso”.
La crisis se nota en la modalidad de compra de los verduleros minoristas, que en Comerco ya no compran la misma cantidad y van menos días en la semana que lo que solían hacerlo.
“El verdulero viene y cuando antes se llevaba dos o tres cajones, dos bolsas de papas, se está llevando una y en vez de venir todos los días, viene día por medio, en eso uno nota la diferencia. En la producción local hay valores que indirectamente los tenemos al mismo precio que antes, pero cuando vas a comprar abono, agroquímicos o semillas, te das cuenta que tu producto en sí bajó el cien por cien, porque hoy pagas más de la mitad más que antes y tu producto sigue valiendo igual. Estás en la incertidumbre que no vendés y tampoco le sacás grandes valores a lo que tenés”.
En un país donde la moneda norteamericana manda en la cabeza del argentino promedio y donde muchos insumos vienen del exterior, parte de la cadena de costos de un productor pequeño o mediano de San Rafael también tiene relación con el dólar.
“Nosotros vivimos del mercado interno, pero cuando se habla de productores, no es lo mismo un sojero que uno regional de perejil o acelga, es abismal la diferencia, pero cuando vas a comprar un abono o una semilla, está dolarizado”, afirmó el titular de Comerco.
Para Giménez, esta situación incidirá en el futuro cercano en la producción local, porque ante los números rojos, el productor o decide sembrar menos o no hacer las labores de cuidado del producto en una búsqueda desesperada de moderar sus costos.
“Se van a retraer unas cuantas cosas porque si tenías equis cantidad de dinero proyectado para tu finca y te suben mucho los implementos, vas a empezar a plantar menos o hacerle menos labores a la tierra, y eso es lamentable. Es malo porque se empiezan a abandonar fincas, a no tener calidad”.

Frase textual
“El efectivo es todo un problema, ya te aparecen unos cuantos que te dicen mañana te pago, se nota que hoy la gente recupera menos dinero, el verdulero viene más corto de divisas, no hay el mismo dinero en la calle que en otros tiempos”.