La vuelta a clases: preocupaciones y oportunidades

La semana pasada, el Gobierno nacional –a través del ministro de Educación, Nicolás Trotta– y los representantes de todas las carteras educativas provinciales acordaron de manera unánime el protocolo para poder activar un eventual regreso a clases de forma presencial en la educación obligatoria y terciaria cuando la pandemia de Covid-19 lo permita.
Entre otros puntos, la normativa propone medidas a observar por los protagonistas del sistema educativo, tales como aulas con alumnos separados por una distancia mínima de 1,5 metros, grupos áulicos integrados por niños de barrios cercanos, uso obligatorio del tapabocas, prohibición de eventos o reuniones dentro de los colegios y la continuidad –en paralelo– de la modalidad virtual para aquellos docentes o alumnos que presenten patologías previas o de base.
No se sabe cuándo volverán las clases presenciales, pero sí está claro que la escuela argentina no será la misma después de la pandemia. En un contexto que será difícil, con familias golpeadas por la crisis y con la mitad de los alumnos sin acceso a las clases virtuales durante lo que va de año, los desafíos para el resto de 2020 (y probablemente para el año que viene) serán muchos.
La pandemia –y la cuarentena– puede, sin embargo, brindarnos algunas pautas para mejorar estructuralmente nuestro sistema educativo. Así, en estos casi 110 días de confinamiento y no asistencia a los locales educativos, ha quedado clara la necesidad de universalizar el acceso al mundo digital de los niños y adolescentes. Cerrar la brecha digital debe incluir también a los docentes, para que puedan interactuar a través de esas plataformas. Esta etapa de enseñanza remota puso de relieve, además, la importancia de que las escuelas desarrollen la autonomía en los alumnos. La capacidad de «aprender a aprender» es, tal vez, el mayor plafón de despegue que podemos darles a los estudiantes para desarrollar su propio proyecto de vida.
Como todas las crisis, el coronavirus nos ha puesto, más allá de los innumerables contratiempos, en posición de vislumbrar oportunidades. Ojalá estas sean aprovechadas.

Compartir

¿Cree que fue correcto que el diputado salteño Juan Ameri renunciara luego del escándalo con su novia durante la sesión de la cámara legislativa nacional?

Artículo anteriorEn mayo la industria tuvo una fuerte caída anual del 26,4%
Artículo siguientePor primera vez separan a siamesas unidas por la cabeza en Italia