Lacunza viaja a Washington para participar de la reunión del BID y el Banco Mundial

La semana que viene el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, viajará a Washington a partipar de la reunión del BID y el Banco Mundial, pero mantendrá además encuentros con funcionarios del Fondo Monetario. Las autoridades del organismo analizarán las últimas medidas tomadas por el Gobierno y por el Banco Central, que en algunos casos, desafían el programa firmado en 2018.

Su objetivo central será intentar destrabar la quinta revisión -y con ella los fondos pendientes- con el argumento que ya anticipó el Presidente de que la Argentina «cumplió con las metas» previstas en el programa. Es parcialmente cierto. Hubo en el segundo trimestre un cumplimiento de los objetivos fiscales y monetarios del acuerdo con el FMI. Pero los criterios de sustentabilidad de la deuda y continuidad política del acuerdo dejan más dudas que certezas en las oficinas del organismo multilateral.

El ministro también deberá explicar en Washington las medidas que tomó en medio de la emergencia desde que se hizo cargo de la economía, incluidos el mayor gasto social, las restricciones al mercado de cambios, el reperfilamiento de deudas y el más reciente relajamiento de las metas monetarias por parte del Banco Central. Son todos tragos amargos para el Fondo, por más que se entienda que el contexto ofrecía pocas alternativas.

Tensa calma para el dólar

El dólar completó otra semana de relativa tranquilidad. Los controles de cambio continúan aminorando la presión hacia el peso y la divisa subió solo 65 centavos a lo largo de las últimas cinco ruedas de operaciones. La tranquilidad en el mercado de moneda extranjera podría verse desafiada próximamente tras la decisión del Banco Central de descongelar la base monetaria, lo que abre la puerta a una baja en las tasas e incluso para emisión de pesos.

La divisa cerró la semana con una cotización de $59,08 para los compradores minoristas. Según operadores del mercado cambiario, bancos oficiales intervinieron en los últimos días a través de ventas al contado para mantener la cotización mayorista por debajo de los $57. El BCRA puede realizar ofertas de divisas sin necesidad de informar montos o precios.

La brecha entre el precio del dólar contado con liquidación -la alternativa que tienen las empresas para conseguir dólares a través del mercado financiero- y el oficial cayó esta semana. En su momento esta distancia llegó a ser de 30% por la mayor demanda de personas jurídicas para operar acciones o bonos que les permiten hacerse de divisas salteando el control de capitales. Este viernes la diferencia pasó a ser de 20%.

Fuente: por los medios