Lanzan un manual oficial de Instagram para padres de adolescentes

Los responsables de Instagram se quieren asegurar que su plataforma es usada de manera saludable o, al menos, que por su parte nadie les pueda acusar de no haberlo intentado facilitando las herramientas correspondientes. Especialmente cuando se trata de usuarios menores de edad, cuando las personas cuentan con menos herramientas para protegerse de los efectos a la salud emocional que tiene el uso de cualquier plataforma social.

Con este objetivo, Instagram lanzó recientemente un manual web para padres en su página parents.instagram.com. Este manual cuenta con versión en castellano y, además, se acompaña de una “Guía para padres”, también en español. Se trata de un archivo pdf que amplía la información de la web y que es un buen recurso informativo tanto para padres y tutores legales como para educadores.

A modo de introducción y resumen, Instagram realizó también un vídeo en el que trabajadores de la propia empresa, que también son padres, exponen la utilidad de las herramientas de las que dispone la red social. Durante el clip explican, con ejemplos personales, como es posible crear un entorno seguro para los usuarios de Instagram más pequeños con las opciones propias que pone a disposición la plataforma. Eso sí, tal como recuerda el mismo vídeo, la edad mínima de uso de Instagram es de 13 años.

Para empezar, el manual de Instagram para padres cuenta con cuatro apartados principales que dan visibilidad de herramientas que ya existen en la plataforma pero que quizás no conocen todos los padres. “Administrar la privacidad”, “Administrar los comentarios”, “Administrar el tiempo” y, por último, “Prevenir el bullying” son estos cuatro primeros elementos informativos que dan cuenta de todas las opciones con las que proteger mejor a los menores de edad.

Entre las herramientas disponibles, el manual explica cómo hacer una cuenta privada, donde solo los amigos autorizados puedan ver las publicaciones del menor, cómo bloquear comentarios de según qué usuarios o, incluso, filtrar según qué palabras y/o temas, cómo silenciar notificaciones por un período determinado o cómo activar avisos cuando se supere un tiempo de uso establecidopreviamente, así como controlar el tiempo consumido por día, e incluso cómo reportar un comentario o publicación inapropiada. Todo ello se puede aplicar, por supuesto, a usuarios adultos.

Más allá del simple y necesario control, la guía de Instagram también ofrece a los padres técnicas y hasta 10 preguntas que puedan ayudar a establecer conversaciones con el usuario menor de edad para asegurarse que entienden cómo usar Instagram de forma más sana. Se insiste en explicar cómo su actividad online puede afectarlos en la vida real, o afectar a terceros, cómo las publicaciones de otros les pueden condicionar emocionalmente o sus interacciones y enseñarles a establecer límites para alcanzar autocontrol, así como tomar las decisiones correctas.

Instagram para padres incluye un glosario de términos que orienten a los propios progenitores para todas aquellos temas o aspectos de Instagram que no acaben de comprender y, por último, un listado de cuentas que suponen buenos modelos de conducta para los pequeños: influencers que Instagram considera buenos ejemplos de juventud saludable, aunque aquí los ejemplos en español, de momento, brillan por su ausencia.