Lanzaron el nuevo operativo de control para la lobesia botrana

Resaltaron los buenos resultados de la temporada pasada

Resaltaron que gracias a los buenos resultados de la temporada pasada, Alvear y algunas zonas de San Rafael no requerirían el programa. La campaña contra la polilla de la vid combina varias herramientas de combate a fin de obtener un resultado óptimo con el menor impacto en el medio. 

Aunque las capturas de esta plaga han disminuido en un 95%, el Gobierno ya prepara un nuevo operativo para seguir combatiendo la lobesia botrana. Guillermo Azin, a cargo del programa, anticipó que podría haber zonas como Alvear y algún distrito de San Rafael donde no haga falta ya este control.
“La semana pasada estuvimos trabajando este plan, en el que están involucrados otras entidades; el programa operativo lo lleva adelante el Iscamen. Es un plan de sostenimiento de lo alcanzado, que es bastante, hay una reducción de la plaga de un 95 por ciento con respecto a hace dos campañas”, señaló el funcionario en FM Vos (94.5 en su nuevo dial).
Recordó que la lobesia botrana es “conocida como la polilla de la vid y provoca en viñedos, tanto florales como ya cuando está la fruta, que el racimo quede atacado durante toda la temporada por sucesivas generaciones del insecto; hay una disminución en los rendimientos y las larvas generan orificios en los frutos y a través de estos orificios, cuando la fruta está a punto de madurar, causan la podredumbre”.
Afirmó y anticipó que “en el oasis Sur han descendido muchísimo las detecciones y estamos en un proceso de desregulación, quiere decir que hay muchas zonas donde los productores no van a tener que hacer más tratamiento por esta plaga”.
Podría ser Alvear completo, Jaime Prats, Monte Comán casi completo y parte de Rama Caída, aunque Azin dijo que “hay una disposición que va a sacar el Senasa detallando esto”.
Según informó el Gobierno, en la última reunión se analizaron los resultados al término de la campaña 2018/19, como también la experiencia de intercambio de técnicos de Iscamen con sus pares del Estado de California, con el cual se firmó recientemente un memorándum de entendimiento. El acuerdo busca articular acciones para fortalecer los programas de control de ambos territorios. Este proceso de articulación se materializó con la donación, por parte del Condado de Napa al Iscamen, de más 300 mil emisores de feromonas.
El ministro de Economía, Infraestructura y Energía, Martín Kerchner, destacó la importancia del trabajo realizado y la voluntad de los diversos actores. Resaltó que “a través del Comité Técnico Científico buscamos el apoyo para la estrategia de control que se empleará en la presente campaña. El sostenimiento de los resultados alcanzados es fundamental. También acordamos que los aportes de los productores sean los mismos del año pasado y sin actualización por inflación”.
Por su parte, el presidente del Iscamen, Alejandro Molero, puntualizó el aporte realizado por la Provincia no solo en articular los medios para la obtención de los insumos de control necesarios, sino en la transferencia y la capacitación. Se trata de elementos diferenciales de alto valor en un escenario como el mendocino, donde se debe actuar sobre una superficie de 160 mil hectáreas, lo que implica que sea un programa con altísima tasa de transferencia.
La campaña contra la polilla de la vid combina varias herramientas de combate a fin de obtener un resultado óptimo con el menor impacto en el medio. Asimismo, cada recurso fitosanitario se utiliza según la incidencia de la plaga en cada zona de la provincia.
El control de este flagelo de la vitivinicultura ha sido declarado de interés provincial por la ley 9.076.