Las empresas en crisis podrán pagar el bono en más cuotas y por una cifra menor

El primero de los capítulos problemáticos que traban la negociación es el 3, que dispone mayor flexibilidad para las empresas en crisis; no solo en lo referido a los tiempos de pago sino a los montos. Las compañías con problemas podrán pagar una suma menor y en cuotas. “Las partes signatarias de los convenios colectivos podrán adecuar la implementación de lo dispuesto en el presente decreto en materia de plazos y montos para aquellas actividades que se encuentren específicamente en crisis o declinación productiva”, se precisa en el texto.

Consultado por este diario durante la conferencia de prensa que brindó en la Casa Rosada, Sica se refirió a la posibilidad de que las pymes en particular tuvieran más cuotas para cancelar el bono o incluso debieran hacer frente a una cifra menor a la estipulada. “Lo que estamos planteando es un bono de $5 mil. Muchos sectores podrán pactar cuotas distintas”, señaló el ministro.
El artículo 4 es otro de los que genera resquemores entre las partes. Sostiene que el bono podría ser tomado a cuenta “de futuros aumentos” e incluido dentro de las cláusulas de revisión que se firmaron en la mayoría de las paritarias de 2018. Salvo que las partes decidan mantener la cifra por fuera del acuerdo. “Los empleadores que hubiesen otorgado unilateralmente otros incrementos sobre los ingresos de los trabajadores podrán compensarlos hasta su concurrencia hasta la suma total establecida”, dice el proyecto.

La misma idea repitió Sica ante Macri y sus pares en la reunión de Gabinete. Para la CGT, no es una opción. “El bono es un paliativo, nada más”, explicaron.

Uno de los presentes en la reunión del consejo directivo de la central obrera, sin embargo, destacó que no hubo clima de un paro al que formalmente jamás se convocó. Varios gremialistas expusieron que sus afiliados quieren ir a trabajar y se resignaron a que los sectores más duros del sindicalismo los criticarán aunque el bono hubiese sido de $10 mil. Sica es valorado entre los gremialistas.

“Esperemos que lo sepan aprovechar y que él se acuerde de donde viene”, señalaron representantes de la UOM.

El artículo 5 del borrador del decreto establece que los trabajadores estatales quedarán fuera del decreto, aunque cerca del vicejefe de Gabinete Andrés Ibarra confirmaron que habría acuerdo la semana próxima. Amadeo Genta, de Sutecba, y Andrés Rodríguez, de UPCN, estuvieron presentes en la CGT. Daer, sí hablo de que empresas estatales -como Aerolíneas Argentinas- podrían cobrar el bono.

El artículo 6 del proyecto en el borrador es la tercera pata de la negociación. Establece que hasta el 31 de marzo de 2019 los empresarios que pretendan despedir sin causa a un trabajador deberán comunicarlo al ministerio de Producción 10 días antes, para que éste intervenga y busque alternativas. Los trabajadores de la construcción quedan excluidos de ese capítulo.

Los empresarios están a la espera de la redacción final del decreto. En la UIA presionaron para que el bono no sea remunerativo, aunque lo será para aquellas que acuerden una retribución por encima de los $5.000. Desde CAME, insistieron con que se haga una diferenciación entre pequeñas y medianas empresas y por zona geográfica. Sica, en conferencia, anticipó que este viernes, a más tardar, habría acuerdo. “Entre el día de hoy (por el jueves) o mañana deberíamos tener alguna conclusión”, sentenció.