Las escuelas albergue de nuestra provincia cuentan con su propio reglamento

Las escuelas albergue en Mendoza son un gran refugio para alumnos que viven a muchos kilómetros de distancia. Sus días allí no son como los de un alumno normal, ya que ellos adoptan el establecimiento como su segunda casa.
Hace algunos días, después de años de estudio del tema, se logró crear un reglamento propio para este tipo de instituciones educativas. La coordinadora de la Modalidad Rural de la Dirección General de Escuelas, Graciela Pérez Tarquini, dialogó con FM Vos (94.5) y Diario San Rafael sobre el marco regulatorio y se refirió al rol de los docentes.
“Fue un trabajo arduo que llevó cuatro años y de tanto recorrer las escuelas, nos dimos cuenta que faltaba un reglamento propio. Hicimos reuniones con directivos y nos fuimos enterando del funcionamiento y las necesidades de estas escuelas. Ahora, afortunadamente pudimos arribar a este convenio provincial generado a través de una comisión mixta”, señaló la funcionaria provincial.
Sobre lo que significa la escuela albergue para los alumnos, Pérez Tarquini explicó: “Toda escuela albergue es una opción para chicos de la zona, y para algunos es la única opción porque deben recorrer muchos kilómetros para llegar a la escuela. Depende de cada región, hay distintos tiempos de albergadas, es decir, el tiempo en el que permanecen en la escuela. En la zona Sur es 17 días en la escuela por 13 en su casa, mientras que en la zona Norte los días son 9 por 6”.

El rol de los docentes
Más allá de la función social que cumplen estas escuelas, tanto primarias como secundarias, el rol de los docentes es una de las patas fundamentales de su funcionamiento.
Sobre este aspecto, la coordinadora afirmó que “los docentes en este tipo de escuelas realizan múltiples tareas y cumplen más horas de lo normal, ellos también abandonan su casa para estar en la escuela. Todas las escuelas albergue tienen el porcentaje de zona que corresponde, pero sí se pide, a través del reglamento, que se otorgue un plus salarial y que lo cobren todos. Este es un trabajo que se torna muy sacrificado”.
En las escuelas albergues los chicos tienen, según indicó Tarquini, “una parte de educación, otra de cuidado de su habitación y una de recreación donde los chicos hacen muchas actividades”

Entrega de materiales
La funcionaria dela DGE también habló sobre la entrega de material a través de Promer, programa de mejoramiento rural en las escuelas que afecta directamente a las albergues.
“Se programó una compra grande de heladeras, cocinas y calefones, porque la idea es equipar las escuelas en todo lo que necesiten. Por ejemplo, el año pasado se cambiaron colchones, sábanas y toallones”, detalló Pérez Tarquini.