Las mascotas no transmiten el coronavirus Covid-19

La propagación mundial del Covid-19, nueva cepa del coronavirus, genera múltiples repercusiones y falsas noticias. Una de estas últimas es la que señalaba que las mascotas podían transmitir el virus, algo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) descarta de plano.
En sus preguntas y respuestas sobre el virus que provocó esta pandemia, la entidad madre de salud a nivel mundial afirmó que “hasta la fecha no hay pruebas de que un perro, un gato o cualquier mascota pueda transmitir el Covid-19. El virus se propaga principalmente a través de las gotículas producidas por una persona infectada al toser, estornudar o hablar. Para protegerse a sí mismo, lávese las manos a fondo frecuentemente”.
La OMS se mantiene al tanto de las últimas investigaciones a este respecto y otras cuestiones relacionadas con el Covid-19 y además precisó, en cuanto a animales silvestres, que “los coronavirus son una extensa familia de virus que son comunes entre los murciélagos y otros animales. En raras ocasiones las personas se infectan por estos virus, que luego pueden propagarse a otras personas. Por ejemplo, el SARS-CoV iba asociado a las civetas y el MERS-CoV se transmite a través de los dromedarios. Todavía no se ha confirmado el posible origen animal del Covid-19”.
“Como medida de protección –añade la OMS–, al visitar mercados de animales vivos o en otras situaciones parecidas, evite el contacto directo con los animales y las superficies que estén en contacto con ellos. Asegúrese de que en todo momento se observen prácticas adecuadas de higiene de los alimentos. Manipule con cuidado la carne, la leche o los órganos de animales crudos para evitar la contaminación de alimentos no cocinados y evite el consumo de productos animales crudos o poco cocinados”.
La aclaración de que las mascotas no transmiten el coronavirus Covid-19 es importante para evitar la paranoia que termina en abandono de animales que nada tienen que ver con este problema. Muchas voces señalan al humano como responsable por la pérdida de biodiversidad del planeta ante la explotación comercial desmesurada.