Las principales amenazas al éxito del Mundial

|
|
|

Paula Di Luciano

Desde Brasil, especial para Diario San Rafael

 

Comienza mañana el evento mayor del fútbol internacional, y una de las preocupaciones que venía alertando a todos, los estadios, ya quedó atrás. Ahora surgen nuevas intranquilidades que, al igual que las anteriores, deberían haber sido previstas hace tiempo.

Movilidad urbana, acceso a los locales del evento y pleno funcionamiento de los servicios de transporte inquietan tanto a las autoridades brasileñas como a los hinchas. En la ciudad de San Pablo, escenario de la apertura del Mundial, se viene fomentando el uso del metro para llegar al estadio y así evitar grandes embotellamientos. Sin embargo, la huelga coyuntural del sindicato de metroviarios preocupa a los usuarios.

SERVICIOS BÁSICOS

No es San Pablo la única ciudad afectada por paralizaciones de servicios esenciales. Río de Janeiro sufre amenazas también del sindicato de los metroviarios, quienes decidieron entrar en estado de huelga, lo que significa que pueden paralizar el sistema en cualquier momento.

En Recife, el sindicato de los enfermeros anunció el cese de actividades por 48 horas en pleno Mundial, en caso de que las autoridades no se sienten a negociar un paquete de demandas. Entre ellas: mejoras salariales, compras de medicamentos y equipamiento.

 

SEGURIDAD PÚBLICA

La situación es más seria cuando se amenaza la seguridad pública. En la ciudad de Cuiabá, también sede del evento, policías militares reivindican reajustes salariales. Hubo una reunión de 7 horas entre el gobernador y los representantes de la Policía, pero no hubo acuerdo. 

En Manaos, capital del estado de Amazonas, la inquietud tiene que ver con la Policía civil, que afirmó que mantendrá en sus puestos solamente al 30% de los trabajadores. Pretenden boicotear el evento realizando una protesta frente a la Arena Amazonia, estadio que recibirá el primer partido el 14 de junio.

 

PARTIDOS 

Y PROBLEMAS

OPERACIONALES

La FIFA observa algunos puntos que pueden generar algún tipo de trastorno, entre los cuales el principal es la estructura de telecomunicaciones armada en los estadios. Toda la parte eléctrica, el cableado de internet y los puntos de wi-fi han sido instalados a última hora, lo que origina preocupación sobre su funcionamiento.

La instalación de las tribunas para la prensa, los sectores para periodistas y las tecnologías de información han sido recientemente colocadas, por la demora en la entrega de los estadios. La FIFA teme que estos servicios no funcionen perfectamente.

Por último, se habla de la logística de acceso a los estadios. En muchos de éstos no hubo eventos o partidos de prueba para confirmar y garantizar su actividad operacional. Es esperable que se registren largas filas y problemas a la hora de comprar comida, como también para ubicar los asientos. En relación a éstos últimos, la FIFA entregó las entradas pero tuvo que cambiar o devolver el dinero de más de 1.000 del área VIP, a causa de las modificaciones en el perfil de algunos estadios.