Las varias oportunidades del Consejo Económico y Social

Dirigentes sindicales, empresarios de distintos sectores y también representantes del campo evaluaron con satisfacción la puesta en marcha del Consejo Económico y Social (CES) que diseñó el gobierno nacional con el objetivo de avanzar en la definición de propuestas de políticas públicas para los próximos 30 años.
Por lo pronto, la propuesta tiene todavía que definirse respecto de la integración de la organización y el procedimiento de trabajo, además -claro está- de un reperfilamiento de la agenda de temas a asumir. Sin embargo, tal vez el primer paso en firme que deba dar el Consejo Económico y Social es darle pluralidad a la participación y sumar a todos los partidos políticos.
El presidente Alberto Fernández habló de que el Consejo se funda en la necesidad de alimentar el diálogo para superar la división y la confrontación. Pues bien, el primer paso en ese camino es llamar a participar al que piensa distinto.
La agenda de hoy, y la de los próximos 30 años, tiene que pautarse sobre la expectativa de todos, ya que la pluralidad y amplitud de miradas será la que redunde en una riqueza mayor a la hora de pensar, planificar y ejecutar políticas que, en definitiva, nos incluyen a todos los argentinos. Si el Consejo Económico y Social no vuelve una realidad esta premisa, su trabajo, por muy abundante y fundamentado que resulte, servirá de poco. Si la grieta predomina en este espacio, novedoso y cargado de un esperanzador voluntarismo, solo será eso: una expresión de voluntad sin concreción en la realidad.
Del otro lado, quienes desde la oposición sean convocados deberán observar en este convite la idea de aportar a un proyecto que, si bien pertenece en su origen al gobierno, pone en juego ni más ni menos que el futuro de nuestro país. Dejar de lado las mezquindades y los egoísmos, que tan poco han aportado a nuestro progreso, no solo será un acto de altruismo ciudadano sino –muy probablemente- una buena carta de presentación para futuras posibilidades de ser elegidos como dirigentes.

Compartir

¿Cómo interpreta el escándalo de las vacunas VIP?

Artículo anteriorAlvear: siniestro vial deja una mujer muerta y un menor aprehendido
Artículo siguienteFrase