Legisladores provinciales siguen cobrando “desarraigo” a pesar de sesionar desde sus casas

Una vez más, el senador provincial Lautaro Jiménez (FIT) pidió a sus colegas el tratamiento de un proyecto para que se elimine un extra que cobran aquellos que viven a más de 100 kilómetros del Congreso de Mendoza, teniendo en cuenta que sesionan en la virtualidad debido a la pandemia.
En diálogo con FM Vos (94.5) y Diario San Rafael, Jiménez expresó que el proyecto se “cajoneó” en enero, cuando se hizo público que los legisladores estaban cobrando (y cobraron durante todo el año 2020) un ítem de “desarraigo”, pese a que las circunstancias habían cambiado totalmente porque se empezó a sesionar en la virtualidad. “Estamos hablando de que no solo no había desarraigo, sino que se sesionaba –en muchos casos- desde las propias casas de los legisladores, a través de la plataforma Zoom, y cobraron igual durante todo el año pasado. Ahora esto vuelve a encenderse porque empiezan a aplicarse los aumentos de las dietas, que impactan también en el ítem de desarraigo. Entonces, el compromiso que habían tenido en enero, que era que se discutiera en la Comisión de Hacienda este proyecto, no fue tal, porque en todos estos meses, lejos de lanzar la discusión en las comisiones, quedó cajoneado”, denunció.
Al comenzar el año, las dietas legislativas tuvieron un aumento de 50 mil pesos, pasando los 200 mil pesos de bolsillo, a lo cual se suma con esta última cuota, 205 mil pesos de bolsillo, lo cual significa 250 mil pesos en bruto. A esto se le suma un fondo extra que tienen senadores y diputados, cercano a los 800 mil pesos anuales, que se utiliza para cubrir los gastos de pasajes, viáticos y contrataciones discrecionales que hacen. “Hay un fondo específico para cubrir estos gastos que requieren estar a mayor distancia, porque con eso se puede cubrir el combustible, pasajes o cualquier otro gasto en que incurre un legislador para poder llegar hasta el Recinto. Por fuera de esto, además, como un ‘pluss’, se suma este ítem que va del 3,5 al 5% del sueldo, que es el famoso ítem de ‘desarraigo’, que suma entre 9 mil y 13 mil pesos aproximadamente, según la distancia a la que viva el legislador, sumándolos a todas esas cifras”, criticó, y agregó: “Que esto sea sostenido, incluso cuando ni siquiera se tiene que venir a sesionar y sesionan a través de plataformas virtuales, es realmente insostenible”.
Debido a este segundo planteo de Jiménez, existe un compromiso por parte de otros legisladores para que este proyecto se discuta el lunes en la Comisión de Labor Parlamentaria, teniendo en cuenta que las sesiones están volviendo a ser virtuales para la mayoría de ellos.
Cabe aclarar que el proyecto también estipula que los senadores y diputados que cobraron ese ítem, a pesar de sesionar desde sus hogares, devuelvan el dinero obtenido de manera indebida.