Llegó el frío y brindan consejos a la hora de calefaccionarse

Es sabido que ante la llegada de los primeros fríos, la gente comienza a calefaccionar sus hogares, pero es necesario tomar una serie de medidas para evitar intoxicaciones con monóxido de carbono o accidentes que tienen como causal el frío.
Al respecto, Claudio Esquivel, jefe de Bomberos Zona Sur, dijo a Diario San Rafael que “como todos los años para esta época, que aparecen los primeros fríos, siempre hacemos hincapié sobre el cuidado que debe tenerse al momento de calefaccionar los ambientes y evitar intoxicaciones. El monóxido de carbono puede traer graves inconvenientes e inclusive provocar la muerte, ya que es como un veneno que no se percibe en el ambiente y no tiene olor”.
Añadió que “hay que tener cuidado porque uno en esta época busca calefaccionarse ya sea por un calefactor catalítico o de tiro balanceado, por carbón de leña, a veces con las hornallas o los hornos de cocina, y todos generan este gas. Siempre hay que ver la llama, cuando es azul es la correcta y cuando hay presencia de monóxido es amarilla. Por eso, la principal precaución es no utilizar estos medios durante la noche. En caso de tener que utilizarlos por no haber otra alternativa, siempre hay que mantener el ambiente ventilado. Como precaución, siempre algo abierta una ventana o puerta, aunque crea que el artefacto funciona bien o sea nuevo, ya que siempre existe la posibilidad de que se genere este gas venenoso”.
Por otra parte, el bombero recomendó estar atentos cuando se trata de medios de calefacción eléctricos. Dijo que “lo típico es no considerar la sobrecarga cuando hay caloventores o resistencias, que pueden provocar accidentes. Muchas veces se carece de disyuntor y se genera sobrecalentamiento, que puede producir incendios. También hemos visto accidentes cuando la gente pone ropa a secar cerca de fuego o de calefactores, por lo que debemos estar más atentos que en un día normal”.
Por lo anterior, recomendó que siempre se debe controlar que haya correctas instalaciones y un buen funcionamiento de los artefactos, para prevenir intoxicaciones, especialmente las salidas al exterior de hornos, calefones, estufas y calderas, para asegurarse de que están permeables y en buen estado. “Lo mejor sería hacer revisar anualmente por personal matriculado los artefactos a gas que están instalados en el hogar y verificar que las chimeneas o conductos de evacuación de gases no estén tapados o desconectados, o llenos de hollín o restos de comida, ya que muchos cocinan en las estufas”, concluyó Esquivel.