Lo asistieron por una herida de arma blanca pero no aportó detalles del hecho

El jueves, durante el feriado por el Día de la Bandera, un joven se presentó por sus propios medios en el hospital Schestakow, alegando una herida de arma blanca.
En virtud de lo anterior, el chico de 23 años recibió asistencia médica, a raíz de una herida punzo-cortante en la región dorsal. Tras ser atendido, el paciente quedó internado en el tercer piso del nosocomio, precisaron fuentes oficiales.
Por las características del caso, se dio intervención a los agentes de guardia en el nosocomio, quienes pretendieron ahondar más respecto a lo que había sucedido pero el damnificado se abstuvo a declarar.
“No dijo dónde ocurrió ni en qué circunstancias”, señalaron desde la fuerza a este diario. No obstante igual se abrió una causa de oficio que quedó caratulada “Lesiones agravadas por uso de arma blanca”.

Compartir
Artículo anteriorDolar
Artículo siguienteUn mendocino candidato a vice