“Lo llevaron a un curandero”: Murió por coronavirus un nene de nueve años de la comunidad Qom en Formosa y los funcionarios criticaron a la familia

En pleno escándalo en Formosa por las malas condiciones en los centros de aislamiento por coronavirus, las autoridades del gobierno provincial confirmaron que un nene de nueve años de la comunidad Qom Tobías murió por esta enfermedad. Las autoridades provinciales criticaron a la familia y dijeron que el chico “fue llevado a un curandero antes de consultar al sistema de salud”.

El nene vivía en Costa Alegre, zona ubicada a unos 140 kilómetros al norte de la ciudad capital. En el reporte provincial por la pandemia, el médico infectólogo Julián Bibolini explicó que el chico “no tenía factores de riesgo y entró al hospital con un cuadro de neumonía grave” y que dio positivo en el test rápido de antígenos.

Comunicó que “por referencias del personal de salud, el nene estuvo tres o cuatro días previos con sintomatología de Covid-19 y se detectó que la familia consultó inicialmente a un curandero y no al sistema de salud”. Dijo que el paciente “requirió oxígeno rápidamente pero a pesar del tratamiento hizo un paro”.

Consideró que “no es para echar la culpa a nadie, es algo cultural” y que por eso destacan la necesidad de hacer una “consulta temprana”. Aseguró que Tobías “no tenía factor de riesgo” y que “se intentó hacer todo lo que se pudo, pero a pesar de ello no pudo salir”.

Comunicó que “por referencias del personal de salud, el nene estuvo tres o cuatro días previos con sintomatología de Covid-19 y se detectó que la familia consultó inicialmente a un curandero y no al sistema de salud”. Dijo que el paciente “requirió oxígeno rápidamente pero a pesar del tratamiento hizo un paro”.

Consideró que “no es para echar la culpa a nadie, es algo cultural” y que por eso destacan la necesidad de hacer una “consulta temprana”. Aseguró que Tobías “no tenía factor de riesgo” y que “se intentó hacer todo lo que se pudo, pero a pesar de ello no pudo salir”.

El “superministro” del gobernador Gildo Insfrán Jorge González explicó en conferencia de prensa que realizan “un trabajo arduo” en las comunidades indígenas, en especial en los “aspectos de prevención” de COVID-19. Mencionó que hicieron material en sus propios idiomas “con participación en el área de salud con personal de pueblos originarios”.

Aseguró que hay “una férrea oposición a la vacunación en las comunidades indígenas” y que fomentan “capacitación, concientización y participación” para tratar de lograr inmunizar a ese sector de la población. Cuestionó a “los que permanentemente boicotearon las políticas sanitarias” de la provincia.

Pese a las advertencias y reclamos de organismos internacionales de Derechos Humanos el gobierno de Insfrán mantuvo los centros de aislamiento por COVID-19, en los que siguen los abusos y las pésimas condiciones para las personas que están allí alojadas.

Hece poco TN reveló el caso del centro que funciona en una escuela de Laguna Yema, donde 47 personas permanecen encerradas y aseguran que solo hay enfermero y que no tienen agua caliente ni calefacción.

Se trata del colegio Agrotécnico N°6 de la localidad ubicada al oeste de la provincia, en un lugar alejado de los centros urbanos. Algunas de las mujeres que están allí alojadas le gritaron desde una ventana al móvil de TN: “En total somos 47 con coronavirus, no nos dejan salir, estamos privadas de la libertad”.

Aseguran que hay deficiencias en la atención sanitaria: “Hay un solo enfermero, dos doctores que no dan a basto y la directora no da la cara”. También advirtieron que “hay una sola cámara de oxígeno” y que no tienen “agua caliente, abrigo ni calefacción”.

 

Fuente: TN