Los ACV en niños “no son tan comunes” pero están aumentando

El fin de semana la comunidad de San Rafael se conmocionó por la muerte de un pequeño de 13 años producto de un accidente cerebro vascular (ACV) e incluso hay casos de chicos más jóvenes que han sufrido esta patología.
La neuróloga Belén Montú afirmó que enfermedades como la hipertensión, la obesidad o la diabetes están generando más casos de ACV, tanto en adultos como en jóvenes. A. En Argentina hay un caso de ACV cada cuatro minutos.
“El accidente cerebro vascular es una emergencia neurológica, una patología de suma importancia para reconocerla y tratarla a tiempo y evitar consecuencias mayores. Son lesiones cerebrales provocadas por la ruptura de una arteria que produce una hemorragia o una obstrucción de una arteria que provoca la falta de irrigación”.
Hay dos tipos de ACV, hemorrágicos e isquémicos. “En los adultos es más común el isquémico, aquellos donde falta la irrigación, en las edades más tempranas se equipara la frecuencia entre ambos. Las causas son diferentes en adultos, niños o adolescentes. Los dos tipos son peligrosos, el tema es cuan extenso sea el infarto o la hemorragia y la zona del cerebro afectado, no hay ACV benignos”, dijo la doctora a FM Vos (91.5) y Diario San Rafael.
Sobre las señales de alerta, especificó que “los neurólogos decimos que el tiempo es cerebro, a medida que pasa el tiempo y a la neurona le falta irrigación, la neurona muere y no se recupera. Lo primero que hay que hacer es llamar al servicio de emergencia o acercarse al hospital”.
Los síntomas que puede presentar son dolores de cabeza fuerte, dificultad para sonreír, alteración visual de uno o dos ojos, pérdida de fuerza en un brazo o pierna, hormigueo en brazo o pierna, falta de coordinación, dificultad para caminar, alteración de conciencia. “Son los síntomas para sospechar que algo puede estar pasando con la circulación cerebral y hay que ir rápido al hospital”.
En niños los derrames cerebrales “no son tan comunes, en jóvenes no hay un consenso de la edad en que se producen, hablamos de menores de 45 años, tienen otras causas un poco diferentes a los adultos. Cuando existen malformaciones vasculares, pueden romperse a cualquier edad. Vemos que aumentan la frecuencia en jóvenes, por ejemplo, con traumatismos de cráneo, que se rompen unas arterias y hacen pequeños aneurismas traumáticos. Por otro lado, el aumento de hipertensión, de obesidad y diabetes; cada vez niños más pequeños sufren estos factores de riesgo y puede generar ACV a más temprana edad, el consumo de sustancias también puedo provocarlo”.
Entre los factores de riesgo a evitar, se cuentan la diabetes, el sedentarismo, colesterol alto o traumas como los que se producen en deportes de contacto.
Hay un ACV cada cuatro minutos en Argentina, 700 casos cada 100 mil habitantes y de 14 a 18 mil muertes anuales. Es la primera causa de discapacidad en el mundo.