Los argentinos comen 6 kilos menos de carne por año

El consumo de carne volvió a caer en Argentina, en este caso un 6%, profundizando así un panorama que se agrava con el contexto económico. Los datos de septiembre arrojaron una merma interanual de 6 kilos per cápita al año.

Si se mensualiza esa cifra, la caída no impacta tanto ya que indica una baja de consumo de medio kilo por persona al mes. El precio de la carne creció un 6,7% en medio de un mercado que sigue exportando, ya que en este rubro la rentabilidad es muy superior y se han recuperado varios mercados internacionales y ganado otros.

Edgardo Fretes, vocero de la Cámara de Abastecedores de Mendoza, dialogó al respecto con FM Vos (94.5).

“En septiembre conocimos este número, que no es menor, si bien si uno lo divide en un año no es una gran cosa, quiere decir que uno dejó de consumir medio kilo al mes. Hay que ver qué sectores de la economía han dejado de consumir carne y cómo han reemplazado la proteína”.

Fretes se refirió a la realidad exportadora del sector ante la conveniencia del dólar alto. “Por más que nos duela en el bolsillo, la realidad macroeconómica nos indica que no deberíamos quejarnos porque se está exportando, deberíamos estar agradecidos que la industria de la carne ha florecido en exportación, primero por ingreso de divisas; se han recuperado mercados perdidos y ganado nuevos. El país necesita el ingreso de dólares para bancar el problema que tenemos con esta cultura dolarizada. Pasa que a nivel de consumo interno nos eleva un poco los precios”.

“En la carne –puntualizó luego– durante mucho tiempo había una cadena de evasión muy importante, esto lo ha solucionado AFIP con un control de remito electrónico cárnico, que marca toda la trazabilidad desde que se carga el animal en el campo hasta que llega la carne a la góndola”. Afirmó  que los impuestos nacionales no son distorsivos porque se calculan en base a la ganancia, pero criticó el impuesto provincial de ingresos brutos, “que es sumamente regresivo porque se calcula en base a la venta bruta y con una alícuota muy alta”.