Los comercios vendieron 38% menos en junio

La Federación Económica de Mendoza (FEM) informó que en la provincia las ventas minoristas, medidas en cantidades, cayeron en promedio 38 por ciento con respecto a igual mes del año pasado.
Los rubros con mayor desplome fueron Relojerías, Joyerías y Bijouterie (-68,89 %); Electrodomésticos y Artículos Electrónicos (-61,78 %); Calzados y Marroquinería (-55,34 %); Ropa y Artículos de Deportivos (-51,65 %); Neumáticos y Repuestos (-51,45 %); Jugueterías y Artículos Escolares (-40,56 %); Perfumería y Cosmética (-38,67 %) e Indumentaria (-31,67 %).
Alberto Carleti, presidente de la FEM, adjudicó parte de la merma a las restricciones de circulación por DNI y la actitud del comprador de consumir lo mínimo posible.
A nivel país, las ventas de los negocios minoristas cayeron 34,8% en junio frente a igual mes de 2019, medidas en cantidades. Tras tres meses y medio de cuarentena, algunas ciudades del interior del país con casos controlados de Covid-19 comenzaron a reanudar sus actividades comerciales, aunque lentamente.
El informe incluye tanto modalidad online como en locales físicos. Con mayor cantidad de comercios abiertos, el declive fue menor que en mayo. La baja en la región metropolitana de Buenos Aires (AMBA) llegó al 49,3%.
Sin considerar las actividades esenciales (Alimentos y bebidas, Farmacias y Ferreterías), la baja se ubica en 43,1%. Todos los rubros medidos declinaron frente al menor consumo generalizado que provoca la caída en los ingresos, la menor circulación de gente en las calles y la incertidumbre. En los primeros seis meses del año, el comercio minorista pyme acumula así un derrumbe anual de 32,5% frente a iguales meses de 2019.
Así surge de la medición de CAME, en base a 1.100 negocios de todo el país relevados entre el 1 de julio y el sábado 4 del mismo mes, por un equipo de 30 encuestadores localizados en las capitales del país, GBA y CABA.
La mayor retracción en las ventas se sintió en el AMBA, donde el expendio minorista descendió 49,3% afectado por los controles más estrictos, que generaron menor cantidad de locales abiertos y menos circulación de gente comprando. Al ser la zona de mayor concentración de casos de coronavirus, la actividad comercial sigue siendo muy baja, sobre todo en los rubros no esenciales. Así, si se miden las ventas solo en ese segmento, la caída en el AMBA fue de 60,7%. En el resto del país, en cambio, las ventas declinaron un 20,3%.