Los hermanos Scalia seguirán presos en la penitenciaría local

Tras varias idas y vueltas, finalmente ayer se tomó la decisión

La jueza María Vera avaló los planteos del fiscal Javier Giaroli, quien sostuvo que Marcos y Elías debían continuar con arresto preventivo y en la cárcel, a efectos de no darles la posibilidad de entorpecer el desarrollo de la causa por tenencia de armas y robo agravado. 

Marcos y Elías Scalia, detenidos en los primeros días de enero tras un asalto y el hallazgo de armas, drogas y dinero en sus vehículos de alta gama, continuarán alojados en la cárcel de la avenida Mitre, según resolvió ayer la jueza María Vera.
Tras varias idas y vueltas y un posible juicio abreviado que se diluyó, la magistrada avaló los planteos que –durante la audiencia del jueves– hizo el fiscal Javier Giaroli, a cargo de la investigación de la causa relacionada a la tenencia de armas y al robo agravado que, según consta en la denuncia, fue el disparador de todo.
Giaroli, durante su exposición, planteó que los hermanos Scalia debían continuar con arresto preventivo y en la cárcel, a efectos de no darles la posibilidad de que entorpezcan el desarrollo del proceso. En ese sentido, también rechazó la posibilidad de un arresto domiciliario, habida cuenta que ninguno tiene domicilio permanente en San Rafael.
Vera hizo lugar a los pedidos de Giaroli y desestimó los realizados por los defensores oficiales Florencia Garciarena y Jorge Vitale, representantes de los hermanos Scalia, luego de que estos prescindieran de los servicios de Daniel Sat y Claudia Fajardo.
Con Sat y Fajardo en sus defensas la semana pasada, todo se encaminaba a un juicio abreviado con condenas de tres años y medio de prisión efectiva para Marcos y 1 año y medio efectivos para Elías. Sin embargo, a último momento los hermanos no dieron lugar a esa posibilidad y solicitaron ser representados por los defensores oficiales.
La causa sigue en pie y no pasará mucho tiempo hasta que sea elevada a juicio, teniendo en cuenta las pruebas fehacientes que Giaroli tiene para sostener las acusaciones contra los imputados: “robo agravado por uso de arma de fuego” y “portación ilegal de arma de fuego de uso de guerra” contra Marcos y “tenencia ilegal de uso de arma de fuego de uso civil” contra Elías, quien además tiene una condena previa por robo.
Por ahora, al igual que días atrás, sigue en “stand by” la investigación por los más de 2,5 millones de pesos que la Policía encontró en el Audi A3 y el Peugeot 308 en los que se desplazaban Marcos y Elías, respectivamente. La hipótesis más firme de los sabuesos apunta a dinero procedente del narcotráfico.
Hasta el momento, pudo saber Diario San Rafael, en la Justicia Federal solo hubo actuaciones por la droga que estaba en posesión de los hermanos, la que –por la cantidad hallada– ha sido considerada de “consumo personal” y constituye un delito excarcelable. No se descarta, de todos modos, que avance otra causa referida al dinero, teniendo en cuenta que las ganancias obtenidas por Marcos y Elías en su actividad comercial en Neuquén no se condicen con los vehículos y la cuantiosa suma de dinero que poseían. Esto lleva a presumir a los investigadores que puede existir, al menos, un caso de lavado de activos.