Los niños rescatados del incendio en Luján tienen 2 y 3 años y luchan por su vida

Los niños de 2 y 3 años rescatados de la casa que se incendió ayer en Luján están internados en el hospital Notti en grave estado.

Florencia, madre de los niños, relató a  canal 9: «Mis hijos están en terapia intensiva, están graves.

Lo último que me dijeron, anoche a las 12, fue que a mi hijo de 3 años se le había acelerado mucho el corazón, no hay manera de parárselo, está muy quemado.

Los dos corren riesgo de vida. Todavía no puedo lograr que me digan cómo están mis hijos hoy.  Y acá estoy esperando y luchando por mis hijos y mi marido para que sigan adelante».

Los niños fueron trasladados al hospital Notti, en donde los médicos les diagnosticaron quemaduras en el torso y en los brazos, mientras que el padre resultó con lesiones en el 40 por ciento del cuerpo.

Ángelo está conectado con respirador porque tiene todas sus vías respiratorias quemadas, Francesco también tiene respirador pero las quemaduras de su cuerpo son muy altas, todo su cuerpo está quemado, su cara, todo.

Entre a verlos y están entubados, Fran esta todo quemadito y no me dio la fuerza para llorar delante de él y tuve que salir y pedir que entre mi papá porque no le puedo dar fuerzas a mi hijo», agregó la mamá.

En este marco, Florencia dio detalles de lo sucedido: «En mi casa habían quedado mi marido, mis hijos Francesco y Ángelo, se quedaron durmiendo y cuando volví encontré a mi vecina en el camino desesperada diciéndome que mis hijos se habían prendido fuego. Yo todavía no llego a mi casa, no sé lo que es mi casa. Me vine derecho al hospital y acá estoy».

«No tenemos garrafa, tenemos instalación a gas natural, y pienso que fue la estufa, una pantalla, la que comenzó el incendio. Ellos estaban acostados con su papá en el colchón, en el comedor, y la dejé prendida porque hacía frío. No iban a ir al jardín, dejé prendida la estufa, pienso que eso fue lo que se prendió fuego».

«Yo aún no pude hablar con ningún vecino para que me cuente si vieron algo, solo mi suegra me dijo que la están ayudando con mercadería, con camas. Les agradezco, pero en este momento solo me importa la vida de mis hijos y de mi marido», relató.

«Mi marido está internado en el hospital Lagomaggiore y tiene el 40% del cuerpo quemado, un pulmón no le funciona</strong>, tiene la cara muy quemada. Está sedado y cuando se despertó se sacó toda la tubería porque quería venir a sus hijos, así que lo tienen sedado», concluyó.

Fuente: Jornada