Los ríos del Sur traen entre un 37% y un 53% menos agua que la media histórica

En el medio de una de las cortas anuales más largas de los últimos años, los embalses del Sur de Mendoza no logran mejorar sus reservas y se estima que la temporada de riego de 2020/2021 empezará con niveles muy bajos para el Atuel y el Diamante.
Una de las cuestiones se debe a que los ríos traen menor cantidad de agua que lo que suelen arrastrar habitualmente. Mientras en la cuenca del Atuel hay un 37% menos agua, en la del Diamante la cifra llega hasta un 53%.
Los números marcan que en la actualidad el río Atuel escurre a apenas 14 metros cúbicos por segundo, según las mediciones de la estación de aforo de La Angostura. La media histórica para esta fecha marca 22 metros cúbicos por segundo.
Al hablar del volumen embalsado, entre Valle Grande y El Nihuil llegan a solo 169 hectómetros cúbicos, con una de las mediciones más bajas de la última década y un 25% menos agua que la media histórica, de 227 hectómetros cúbicos.
La situación del Diamante es aún más preocupante, ya que por estos días la estación de La Jaula muestra que bajan apenas 8 metros cúbicos por segundo, cuando la media histórica es de 17. Actualmente el ingreso de agua a los diques se encuentra por debajo del 50%.
En la actualidad, los diques de Agua del Toro y Los Reyunos acumulan 307 hectómetros cúbicos, el peor registro histórico de la década, y un 25% por debajo de la media histórica, que llega a 414 hectómetros cúbicos.