Los salones de fiestas están en una situación crítica

Los salones de fiestas y empresas dedicados al catering están cada día más complicadas por la crisis económica que origina la pandemia que estamos atravesando desde marzo de este año.
Mauricio Sequeiros, vicepresidente de la Asociación de Salones de Fiestas de la provincia, habló en FM Vos (94.5) y retrató las dificultades con las que se enfrentan ante la imposibilidad de poder abrir sus negocios.
«Desde el 15 de marzo dejamos de hacer eventos y es una situación complicada, hemos tenido que mantener salones cerrados y con oficinas cerradas en toda la provincia. Son más de 120 salones de fiesta en Mendoza, sumado a las empresas de catering. El Gobierno siempre nos recibió bien, nos ha propuesto soluciones pero no han llegado, y respecto a las líneas de crédito, solo pudo acceder el 2% de los afiliados porque para obtenerlo no tenés que tener deuda», comentó.
Sequeiros también elevó su malestar por las fiestas ilegales que se hacen en cuarentena. «Nosotros no podemos realizar fiestas y por otro lado se hacen fiestas clandestinas, si nos permitieran trabajar con el protocolo presentado, obtendríamos la trazabilidad de todos los presentes. Al no tener ingreso, hay menos dinero circulando; habilitaron el turismo interno pero la gente está en una situación financiera difícil. Otro punto que influye también es la restricción de horario porque hay gente que tiene miedo de salir y pasarse el horario», señaló el empresario.

El protocolo presentado
«El protocolo consiste en pedirle el listado de asistentes con DNI, nombre, teléfono y domicilio, y luego, cuando van ingresando, se les hacen las preguntas correspondientes, se toma la temperatura, se desinfecta la ropa, se le exige usar el barbijo menos cuando se está en la mesa y no usar la misma copa. Se aplicará el mismo proceso para empleados y personal que ingrese a traer elementos al salón, se habían comprometido a darnos una solución en septiembre pero por ahora, y con este aumento de casos, no tenemos noticias», afirmó.
Sequeiros confesó que los gastos cada vez son mayores. «Tenemos muchos gastos y no a todos los empleados se les ha podido pagar con los ATP del Gobierno nacional, estamos haciendo un esfuerzo grande y más que ayuda pedimos poder hacer eventos que no contengan baile, por ejemplo», dijo.