Luciano Peinado: “Mi familia y amigos han sido fundamentales en mi carrera”

Nacido en Catriel, provincia de Río Negro, porque su papá trabajaba ahí, Luciano Peinado siempre llevó la pasión por el fútbol en la sangre y, luego de su infancia en San Rafael, pudo crecer en el fútbol local para luego pegar el salto en torneos federales y tener una gran experiencia en la Primera B Nacional.

A sus 35 años, el lateral izquierdo del Sport Club Pacífico actualmente vive en General Alvear y sin dudas se transformó en uno de los futbolistas destacados que tiene el Sur provincial.

Diario San Rafael dialogó con Luciano, que habló de este freno de la actividad: “La verdad que es raro y complicado todo lo que está pasando con la pandemia y el parate del fútbol, nunca había pasado estar tanto tiempo sin jugar ni entrenar aunque sea, pero hay que ser conscientes de lo que se está viviendo y poner la salud ante todo y esperar que esto termine lo antes posible y que todo vuelva en lo posible a ser como antes”.

“En lo personal, lo negativo es lo laboral, que por ahí está complicado, y el no poder visitar a mis padres (Manuel y María Esther) que viven en San Rafael, mientras que lo positivo es que en esta pandemia nació mi hijo, eso es algo lindo dentro de todo lo malo que vivimos”, destacó.

Quien jugó el Torneo Regional Amateur para Rincón del Atuel hizo un balance: “El paso por Rincón fue lindo, lástima que no logramos lo que buscábamos. Hacía mucho que no jugaba en San Rafael y lo disfruté mucho, creo que faltó que el grupo se convenciera del potencial que había para seguir, y bueno, contra Bowen tuvimos una mala tarde, como puede pasar, y lamentablemente nos quedamos afuera”.

De cómo surgió su pasión por el fútbol, dijo que “siempre fue el deporte en mi casa, por mi papá y mi hermano Daniel no había otra cosa que no fuera eso, por lo que desde chiquito el único juguete que había era una pelota”.

“En lo deportivo arranqué en San Rafael en Deportivo Argentino y me formé desde chico, y en todos los demás clubes por los que pasé en el departamento me llevé cosas muy lindas y gente que conocí, siempre los mejores recuerdos de todos esos clubes”, explicó quien en nuestra ciudad vistió los colores de Deportivo Argentino, Atlético San Luis, Villa Atuel y Huracán.

Quien obtuvo dos ascensos con Gimnasia y Esgrima de Mendoza, contó lo que le dejó su paso: “La verdad que en Gimnasia viví momentos increíbles y logramos cosas importantes, es un club hermoso que no para de crecer y del que voy a estar agradecido siempre porque ahí viví cosas que no viví en otro lado”.

En cuanto a la importancia del apoyo que debe tener un jugador, expresó que “mi familia y amigos han sido fundamentales en mi carrera, mis viejos siempre estuvieron donde iba, acompañándome, y por suerte encontré a María José, mi compañera de vida, con quien formamos una familia hermosa y ella también ha estado siempre conmigo en los momentos buenos y en los malos, tirando para adelante”.

Sobre cómo seguirá su carrera, señaló que “seguramente terminaré en Pacífico, ya hace bastante que estoy instalado acá, es un club que me ha dado mucho y jugaré lo que me queda acá y después seguramente seguiré ligado al club de alguna manera”.

“Si bien ahora está todo parado, estuve con la escuelita del club un tiempo donde nos hicimos a cargo con Guillermo Bodnarsky, y también con mi amigo Gabriel Vallés pusimos unas canchas de fútbol 5 sintético dentro del club. Siempre estoy ligado, es un club como pocos en la provincia y que ojalá esté pronto en otra categoría porque tiene todo, pero por ahí no es fácil llegar a ese ascenso que se busca”, destacó el defensor.

Finalmente dio un mensaje como formador para los deportistas: “A los padres les digo que dejen libres a los chicos que se diviertan y no los presionen, después llegar o no lo dirá el tiempo. Y a los chicos les resalto que hay que creer que siempre hay tiempo y se puede llegar, yo había dejado de jugar, volví después de dos años y cuando ya pensé que había pasado mi tiempo, a los 27-28 años me encontraba jugando un Nacional B, entonces siempre hay tiempo y oportunidades, solo hay que buscarlas”.